LocalPortada

Fotos sí, bajada de sueldo no

 

El movimiento se demuestra andando. La frase tiene la misma vigencia ahora, que hace unos 2.300 años cuando la pronuncio Diógenes de Sinope. El movimiento se demuestra andando y los máximos dirigentes de nuestro Ayuntamiento están sentados.

Algunos de ellos, además de la tarjeta de ringorrango que exhiben como adorno superfluo en su placa, porque no vemos que ejecuten su trabajo con diligencia y a la altura que se necesita en estos tiempos de crisis, tienen unos sueldos superiores a los 60.000€ -el alcalde, Carlos García Carbayo, 1ª teniente de Alcalde, Ana Suárez, 3º teniente de Alcalde, Fernando Rodríguez, 5ª teniente de Alcalde, Fernando Castaño, y el concejal de Fomento, Juventud y Patrimonio, Daniel Llanos-.

Ninguno de los cinco ha tenido un gesto con Salamanca, al menos públicamente. Ninguno ha renunciado a un tanto por ciento de su sueldo, cosa que sí hizo el rector, Ricardo Rivero, bajándose un 10% salario.

Fernández Vara, presidente de Extremadura, dijo hace un mes en una entrevista en El Mundo: «Lo digo muy convencido. Si alguien cree que en esta crisis va a haber ganadores está absolutamente equivocado. En política, sólo habrá perdedores. Esta crisis se llevará por delante a la clase política española al completo, salvo que algunos se escondan debajo de la cama y nadie se entere de que existen».

Quizá esta es la máxima que han seguido los nuestros, esconderse cual avestruces. Durante las semanas duras de la pandemia a los dirigentes salmantinos no se les vio por ninguna parte, no se mostraron empáticos con la ciudadanía, fueron las asociaciones vecinales y juveniles las que arrimaron el hombro y llamaron puerta a puerta a los vecinos para ver si necesitaban algo, desde el Ayuntamiento se facilitó un teléfono y que llamaran. No señores, los salmantinos pedían que sus dirigentes, repito, cobran más de 60.000€ al años, demostraran que el movimiento se demuestra andando.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, demostró durante la crisis sanitaria, y lo sigue haciendo, que lo más importante para él eran sus conciudadanos, por eso ha sumado enteros y está considerado por todos como uno de los grandes valores políticos de esta crisis. Él lo argumenta así en una entrevista en Vanity Fair: “Si en estos tiempos se elogia una gestión es porque se está percibiendo como buena. No es un elemento para la vanidad, sino para pensar que este Ayuntamiento –el de Madrid- está respondiendo. Si cada uno cumplimos lo que debemos en cada momento, seremos capaces de salir adelante. No estoy haciendo otra cosa que lo que le estoy pidiendo a los ciudadanos”.

Los de Salamanca no estuvieron a la altura de los salmantinos en ningún instante de las semanas duras. Eso sí, ahora los vemos hacerse fotografías con su mascarilla puesta.

Todavía están a tiempo porque vienen meses muy duros para la sociedad salmantina y no es suficiente con salir en la foto. Quizá el tiempo y la energía que gastan en promocionarse a través de imágenes, que no les suponen un agravio en sus cuentas particulares, estaría mejor invertido en buscar soluciones y bajarse el sueldo. O también pueden optar por seguir escondidos debajo de la cama.


Noticias relacionadas

5 comentarios

  1. Buenas.
    Respecto a este apartado…
    «Durante las semanas duras de la pandemia a los dirigentes salmantinos no se les vio por ninguna parte, no se mostraron empáticos con la ciudadanía, fueron las asociaciones vecinales y juveniles las que arrimaron el hombro y llamaron puerta a puerta a los vecinos para ver si necesitaban algo, desde el Ayuntamiento se facilitó un teléfono y que llamaran.»
    He de decir que mis padres, ambos de riesgo alto por su condición médica, llamaron varias veces al servicio del Ayuntamiento para poder hacer compra (yo mismo llamé también) y la persona que nos atendió (muy amablemente) tomó nota siempre, pero jamás se personó nadie en el domicilio ni se le devolvió la llamada siquiera. Yo no he podido ir por encontrarme fuera confinado y podía haber sido un grave problema.
    En cambio, al solicitarlo a la Cruz Roja, tengo que decir que se han portado fenomenal, muy rápidos y muy atentos. También para ir a la farmacia incluso, no solamente para compra de supermercado.
    Lamentable la política entendida como un aprovechamiento de los ciudadanos y no como un servicio a los mismos.
    Un saludo.

    1. Vaya panda ni se les ha visto durante toda la pandemia y ahora q figurar como si hicieran algo bueno
      Vergüenza tenía que darles desaparecidos durante el combate, cobardes

    2. Pues no se yo si llamaría al ayuntamiento de Salamanca o al de otro sitio, porque los voluntarios de protección civil hemos estado realizando compras a nuestros mayores y continuamos todavía diariamente, según nos pasaban los datos de Servicios Sociales

      1. Pues yo llamé un sábado varias veces por la mañana y dos más por la tarde al teléfono ese que funcionaba 24 horas y a lo mejor también marqué otro, porque no me lo cogieron ni una sola vez. Igual la persona que debía atender el teléfono también estaba haciendo la compra a alguien.

  2. La inmensa mayoría de los políticos se han metido ahí como negocio fácil, no por vocación de ayuda al ciudadano. Lo poco que hacen es para mantenerse en el puesto, de cara a la galería, buscando el futuro voto que les garantice el buen sueldo que se llevan sin esfuerzo. Por desgracia, en Salamanca sabemos mejor que nadie lo que esto significa, porque tenemos gente así de sobra. No se preocupan de nadie que no sean ellos mismos.

Deja un comentario

Botón volver arriba