Cosas de la vida

Comienza la cuenta atrás para María Gómez, nuestra representante en Miss World Spain

Encarna la belleza serena y noble charra y se está formando en las aulas de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Salamanca

 

[dropcapL[/dropcap]a belleza es lo que más puntúa en un concurso como el Miss World Spain, pero desde hace unos años, el jurado tiene en cuenta otros aspectos sociales, académicos, relaciones con la comunidad,… porque la mujer que salga elegida Miss World Spain será nuestra belleza española, pero también nuestro talento.

 

Teniendo en cuenta estas premisas, María Gómez, la joven que representará la belleza salmantina, las cumple muy bien. Es guapa, solo hay que echar un vistazo a sus armoniosas facciones, donde destacan sus almendrados ojos color de avellana y su mirada segura e inteligente. Viene de una zona, Vitigudino, fronterizo con Los Arribes del Duero, donde la naturaleza es tan fuerte, tan impactante y tan abrumadoramente bella, que sus aires imprimen carácter.

Asimismo, María Gómez encarna los símbolos de una ciudad universitaria, al estar formándose en las aulas de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Salamanca y viviendo la gran experiencia que supone ser estudiante en un Estudio Salmantino que tiene ocho siglos de historia.

María tiene belleza, carácter noble y sereno, propios de esta tierra, y se está formando en las aulas de la Universidad. Pero, quizá estas cualidades no sean suficientes para el jurado. Le damos alguna más: Mide 1,70, medidas perfectas, ha trabajado como modelo y azafata, por lo que sabe desfilar y seguro que delante de los jueces sabrá responder a las preguntas que le formulen combinando corazón y cabeza.

Comienza la cuenta atrás para que María Gómez se convierta en la mujer que represente la belleza de nuestro país. Competirá con otras 51 candidatas, cada una representa a su provincia. La salmantina tendrá que estar en Oropesa del Mar el día 19 de julio y la gran final será el 25.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba