Opinión

Juguetes rotos

 

A dos días de que se celebre el Día Internacional de los Derechos de la Infancia. he de decir que aún me asombra ver tantas malas acciones cometidas por menores y también hacia ellos.

Nadie está curado de ‘espanto’ ante situaciones que te dejan absorto durante tiempo pensando que está fallando. Les puedo asegurar que ‘pasarse la pelota’ de unos a otros no soluciona nada, al contrario, empeora por momentos situaciones de los sí ya difíciles y ata de pies y manos posibles soluciones, pero sobretodo pone en peligro la integridad física y moral de aquellos menores que deben ser y estar protegidos a cualquier precio.

Conmemorar una causa un día supone trabajar en su finalidad el resto del año, buscar esos objetivos e intentar lograrlos.

Sinceramente, cada vez veo más complicaciones, más burocracia, más vacilación ante casos demasiado evidentes en los que hay menores de por medio, y vuelve a mí ciertas imágenes en las que después de aguantar la cola inmensa, llegas a esa ventanilla, el cartel de abierto pasa a cerrado mientras aparece el ‘vuelva usted mañana’ detrás de una sonrisa.

Y vuelvo a poner de ejemplo ese cristal que un día aparece roto y no se arregla. Posiblemente, en los próximos días se acabe de romper y los cristales que están al lado también, porque algunas de las personas que pasen por allí, al verlo roto ya, tiraran la piedrita para romperlo del todo. Pero si ese cristal se repara en sus inicios, no se romperá totalmente, ni los aledaños tampoco

Esta teoría, aplicable a tantos menesteres, es una realidad que por desgracia deja juguetes rotos entre victimas de maltrato infantil de cualquier índole y en cualquier entorno.

No nos lo ponen fácil a los que nos pusimos una meta y tratamos de llevarla acabo, quizás anteponiendo prioridades a necesidades y sabiendo que aunque nos guste lo difícil, los mejores retos están en seguir avanzando porque ninguno de esos Derechos acabe siendo papel mojado.

No hay que ser vidente para ver el tipo de futuro que se presenta, ni encargarle a los Reyes Magos esa bola de cristal, simplemente salgan a la calle o abran un diario y pregúntense si eso es lo que les gustaría para sus hijos.

Creo que algunos tendrán la misma respuesta que tengo yo.

Más información: Asociación Salmantina contra Bullying y Cyberbullyin -ASCBYC-


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba