Castilla y León

‘El Topillo’ / Sarta de embustes en sede parlamentaria

'El Topillo' analiza la actualidad en la región

Si a algún medio de comunicación de esta comunidad le diera, que no parece que vaya a ser el caso, por verificar las afirmaciones falsas y los datos ful que se vierten impunemente en las sesiones de las Cortes, les aseguro que no le iba a faltar materia.

Ayer comparecía ante el pleno de la Cámara el presidente de la Junta y el suyo fue un completo ejemplo de escamoteo de la verdad y camuflaje de la realidad de la pandemia del Covid-19 en Castilla y León. Oído el relato con el que se descolgó Mañueco, no solo la actuación de su gobierno ha sido hasta ahora irreprochable, sino, lo que es más inverosímil aún: gracias a esa impecable gestión, esta comunidad se encuentra en situación poco menos que envidiable respecto a casi todas las demás.

El presidente destacó que es dónde más se ha reducido en las últimas semanas la incidencia acumulada del virus, cuidándose de ocultar, eso sí, que seguimos estando a la cabeza de ese ranking. Obsesionado por congraciarse con los hosteleros, aseguró que el cierre “fue pactado con el sector ”, así como que la Junta ha cumplido escrupulosamente todos los acuerdos adoptados en el seno del Diálogo Social. Ambas afirmaciones realizadas consiguiendo contener un ataque de risa.

Por supuesto, ocultó los dos reveses judiciales sufridos en el Tribunal Superior de Justicia, el primero por haber aplicado un toque de queda a todas luces ilegal y el segundo por haber querido discriminar a los ancianos de las residencias con una restricción equivalente a un “confinamiento domiciliario” (de los 3.443 residentes muertos por Covid obviamente ni palabra).

Y para culminar toda esa sarta de ocultamientos y verdades a medias, la descomunal y pertinaz mentira de que todas las medidas adoptadas por la Junta han contado con el aval del comité de sedicentes expertos que viene haciéndole la ola a él, al vicepresidente Igea y a la consejera Casado. Mañueco sigue desafiando las hemerotecas, que no dejan lugar a dudas de que en la desescalada primaveral Castilla y León saltó de la fase 1 a la fase 2 por decisión unilateral de su presidente, sin contar para nada ni con ese comité ni con la propia consejera Casado, quien confesó su “incomodidad” con aquella medida.

Visto que su jefe de filas miente con semejante soltura, el portavoz del grupo parlamentario popular no le iba a ir a la zaga, de forma que Rául de la Hoz reiteró el embuste de que “todas las decisiones de la Junta responden al criterio científico del comité de expertos”. Aunque puestos a “recrear la realidad”, a De la Hoz se le fue la mano al cifrar en 4.500 los fallecidos hasta ahora por Covid en esta comunidad. Más que nada porque la cifra oficial que constaba ayer en la web oficial de la Junta elevaba esa cifra a 7.012. Si es capaz de falsear tan groseramente el dato oficial que el gobierno de los suyos ofrece, ya me dirán qué credibilidad puede tener la mano derecha de Mañueco en las Cortes. Se lo diré yo: exactamente la misma que el presidente, que es más bien escasa, por no decir ninguna.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba