Deportes

Jacobo Montes: “Cuando alguien realiza una crítica, debería ponerse la mochila de la persona a la que critica”

El entrenador del Guijuelo asegura que están con un claro déficit de competición

Monta un circo y le crecen los enanos; no le van demasiado bien las cosas al Guijuelo, que a los malos resultados deportivos, las lesiones y la mala planificación deportiva suma ahora que está siendo golpeado duramente por la Covid-19.

No en vano, el club acumula cuatro casos positivos después de dos jornadas nefastas, (más un jugador que sigue con el virus) que impiden al equipo competir contra el Celta de Vigo B en ese fin de semana y seguir frenando su ritmo de competición.

El Guijuelo disputó su último partido el 16 de diciembre, en Copa del Rey contra el Real Mallorca, y desde entonces no sabe lo que significa competir, con la duda de saber cuándo volverá a hacerlo.

Tras seis meses de parón por la Covid-19, casi dos de pretemporada y dos de competición, el Guijuelo se ve abocado a otra interrupción en su intento de salir de la zona baja de la tabla, ya que suma 6 puntos en ocho partidos.

Jacobo Montes, entrenador del Guijuelo, asume la situación y quiere ser optimista para tener al equipo enchufado cuando pueda volver a pisar un terreno de juego para disputar tres puntos. “Nos ha tocado vivir algo complicado y cuando la gente se atreve a criticar a alguien, debería ponerse la mochila de la persona a la que critica”.

¿Qué sensaciones te deja esta situación como entrenador del Guijuelo?

Es todo muy raro, la verdad, porque es la primera vez que he vivido algo así y es difícil de gestionar. No saber con quién podrás contar o no, si podrás entrenar, jugar… no estábamos acostumbrados a esto y el día a día se complica mucho, pero tenemos que llevarlo de la mejor manera posible teniendo mucha comunicación entre nosotros para saber qué hacer en cada momento.

Este caos ha elegido el peor momento para llegar…

Pues sí, y nos va a afectar en los primeros partidos cuando retomemos la competición porque tu ritmo lo marca el hecho de poder jugar cada semana y desde mediados de diciembre no jugamos un partido y seguro que nos pasa factura. Nuestro trabajo ahora es llevar a los jugadores al límite en los entrenos para paliar esa falta de competición y que el jugador llegue en las mejores condiciones posibles.

¿Tendréis que hacer una ‘mini pretemporada’?

Hay que esperar noticias y luego actuar en consecuencia para ver cómo podemos gestionar todo esto y cómo podemos entrenar y en qué condiciones.

¿Crees que la Navidad tiene que ver con todos los casos positivos?

No sé si es casualidad o no, pero sabíamos que era el momento más crítico después de la pandemia; la gente en Navidad comete más excesos, bebes y comes más y muestras ese afecto con gente que no hay en el día a día, hay más besos y abrazos… es un foco de contagio brutal y todo esto se lo hicimos saber a los jugadores. Pero no hay que buscar ningún culpable y sí soluciones.

¿Habrá más salidas en el mercado de invierno?

La idea inicial es que no haya más salidas, pero tiene que llegar un central y un delantero. Habrá alguna salida más en el caso en el que los dos fichajes sean mayores de 23 años; en principio, queremos un central senior y un delantero sub-23. Si es así, no habrás salidas.

¿Viene bien este parón para poder fichar y que los jugadores se aclimaten?

Nunca viene bien esto; ahora, Molina ya está en dinámica de entrenamiento, Dan será baja todo el año y Lolo estará aún sin poder hacer nada un mes por lo menor. Esto es muy negativo y que tu equipo tenga que parar también lo es, porque cuando regresemos a la competición, tendremos un déficit importante y debemos buscar soluciones incluso donde no las haya.

¿En qué punto están los jugadores?

Siempre que hay un parón, al jugador le cuesta un poco, como es normal, y la función del entrenador es activar a los jugadores y no desaprovechar ni un solo minuto. El martes es cierto que hubo una llamada al orden porque necesitamos entrenar para ver cómo estamos y no se puede regalar nada, hay que ser intensos. Pero estoy contento con la manera de entrenar del equipo y no hay relajaciones; hay que seguir porque los equipos nos llevan ventaja.

Parece una temporada en la que todo lo que puede salir mal, sale mal…

Hay que intentar llevarlo con naturalidad porque sabíamos que era algo que podía pasar en esta temporada. Vamos a estar ahora varios partidos sin jugar y las distancias en la clasificación van a ser mayores. Pero, tenemos que tener tranquilidad y controlar las cosas que podemos, como los entrenamientos. No hay que agobiarse y sí ser prácticos y pensar solo en el entrenamiento y el partido que nos toque jugar, mentalidad a corto plazo.

Con la situación actual del Guijuelo, ¿siente más presión el entrenador?

No podemos pensar en que si no ganamos, estamos en la cuerda floja, lo digo siempre. Un entrenador es visto con lupa y muy exigido desde el momento en el que firma con un club, es así, forma parte de esta profesión. Cometemos un error si pensamos que nos jugamos el puesto y debemos pensar solo en el día a día aislándonos del exterior.

¿Vamos a ver un Guijuelo diferente al de la primera parte de la temporada?

Queremos que el estilo no se modifique mucho porque tenemos un perfil de jugadores determinado y sería dan un bandazo que no viene a cuento. El equipo estaba en buena dinámica de juego antes del parón, y lo que hay que hacer es acertar con los fichajes para que nos den más variantes en el juego sin variar mucho el modelo. Sí queremos más riqueza.

¿Qué ha tenido el Guijuelo, mala planificación deportiva o mala suerte?

Pondría en primer lugar la mala suerte, porque cuando suceden lesiones en jugadores importantes, poco se puede hacer. Decidimos hacer una plantilla corta por el formato de competición, invirtiendo el mismo dinero en menos jugadores para poder acceder a algunos de más nivel. Cuando tienes 20 y tres apenas han podido jugar, las posibilidades se reducen y es algo que no se puede controlar. También digo que en algún jugador sí nos hemos podido equivocar, pero creo que entra dentro de lo normal en cualquier equipo y por eso debemos arreglar lo que no se hizo bien.

¿Sigue siendo el objetivo el sexto puesto?

En eso no hemos variado; estamos en un déficit competitivo y de puntos, pero el objetivo sigue siendo el sexto puesto, aunque no es nada fácil ni se logrará en un corto plazo. Pero creo que debemos olvidar el medio largo plazo y centrarnos solo en los objetivos que tenemos delante; pensar más allá sería un error.

Pasando todo lo que ha pasado… y sabiéndolo de antemano, ¿volverías a fichar por el Guijuelo?

No me arrepiento lo más mínimo de haber fichado por el Guijuelo y estoy orgulloso de la decisión que tomé en su momento, y todo sucede por algo. Nos ha tocado vivir algo complicado y cuando la gente se atreve a criticar a alguien, debería ponerse la mochila de la persona a la que critica. Es un momento atípico, pero volvería a fichar por el Guijuelo 1.000 veces porque estoy convencido de que vamos a salir adelante.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba