LocalPortada

“En caso de desbordamiento usaremos el nuevo Hospital”

Luis Ángel González, gerente del Hospital, hace un balance de la situación actual de la Covid-19

Salamanca, al igual que el conjunto de España, camina por una dura y cruel tercera ola de la Covid-19, que sigue dando latigazos. «Este año 2021 también se presenta muy complicado», afirma.

El hospital de Salamanca y sus profesionales sanitarios padecen de nuevo una situación dramática similar a la del inicio de la pandemia, aunque ya con un año más de experiencia; por desgracia…

Luis Ángel González, gerente del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, analiza todos los aspectos relativos a la pandemia y avisa: En caso de desbordamiento por la pandemia, sí usaríamos el nuevo Hospital.

Estamos en la tercera ola, ¿cómo está preparado el hospital de Salamanca? ¿Se ha estructurado de una manera diferente?

Desde el mes de enero de 2020 se constituyó en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca (Causa) la Comisión de Seguimiento del SARS-COV-2. A través de ella se inició la elaboración del Protocolo de Actuación frente a casos de infección del nuevo Coronavirus, y el seguimiento con actualizaciones repetidas de toda aquella información generada por el Ministerio de Sanidad y la Gerencia Regional.

Las noticias que nos llegaban durante el mes de marzo no auguraban nada bueno y la preocupación de que tuviésemos un crecimiento alarmante de pacientes Covid-19 estuvo en todo momento presente, especialmente en las unidades de críticos. Esto nos permitió que antes de la declaración de alarma constituyésemos el Comité de Crisis del Causa que procedió de forma inmediata a la elaboración del Plan de Contingencia Asistencial frente a la COVID-19.

A partir de ese momento, gracias a la planificación realizada por el comité, al trabajo constante y comprometido de un estupendo equipo multidisciplinar de profesionales, se desarrollaron en las principales áreas estratégicas (Críticos, Urgencias y hospitalización de Medicina Interna) las actuaciones necesarias para ir afrontando con garantías los acontecimientos que se han ido sucediendo.

¿En qué consiste el Plan de Contingencia?

El Plan de Contingencia Covid-19 contiene un Plan de Desescalada que contempla el inicio de la actividad de forma progresiva tanto de la actividad quirúrgica, como en las consultas externas y las pruebas diagnósticas, siempre salvaguardando la debida protección para los pacientes y los profesionales y un Plan de Reescalada por si surge una nueva ola con aumento de la presión asistencial de enfermos Covid.

A lo largo del mes de junio, ya se había iniciado la actividad contemplada en el Plan de Desescalada, preferentemente en el bloque quirúrgico, pero la segunda y la tercera ola no nos están dando tregua. En el mes de septiembre, y después en el de diciembre, la presión asistencial de los pacientes Covid–19 nos ha obligado a una nueva reescalada, lo que está suponiendo otro parón, en este caso esperemos que no tan pronunciado de la actividad No Covid.

Seguimos manteniendo el Hospital Virgen de la Vega para pacientes no covid y los Montalvos para pacientes Covid de baja complejidad. El objetivo es intentar mantener un equilibrio entre la asistencia de urgencias a los enfermos infectados con el virus, pero a la vez, mantener el seguimiento y control de los pacientes quirúrgicos prioridad 1, a aquellos con cirugía no demorable y también las consultas externas y pruebas diagnósticas de todos aquellos pacientes con enfermedades tiempo dependientes, sobre todo en especialidades como Cardiología, Oncología, Hematología, etc.

Estamos revisando continuamente las cifras de ingresados, altas, complejidad de los procesos asistenciales y especialidad para ir revisando y modelando los recursos Covid y No Covid de la manera más óptima y eficiente. El volumen de ingresos en esta tercera ola es muy elevado y es necesario adecuar camas y recursos humanos, buscando un equilibrio asistencial.

 ¿Qué capacidad hay para pacientes Covid en planta y en UCI?

 Las necesidades de camas para pacientes se revisan a diario, adecuando los recursos, como comentaba. Las camas estructurales en el Causa en hospitalización son 721 y en Críticos 60. Es difícil dar una estimación ante una situación tan cambiante, pero nuestro objetivo es ir un paso por delante e intentar adaptar los recursos materiales y humanos a las necesidades reales de cada momento.

Actualmente hay en el Hospital Clínico y Montalvos más de 297 pacientes Covid positivo distribuidos en doce unidades, con posibilidad de crecer en función de la demanda, como hemos hecho durante las anteriores olas, siguiendo nuestro Plan de Reescalada. En el circuito Covid de Urgencias se atiende en torno al 40-50% de pacientes que vienen a Urgencias del Hospital Clínico. Y en la UCI hay 42 pacientes Covid positivo. Los datos concretos, en número de puestos, se pueden encontrar con facilidad en el portal de la Junta de Castilla y León.

 ¿Está preparado el nuevo Hospital para su uso en caso de necesidad?

 No sabemos con certeza cuál puede ser la presión asistencial a la que vamos a estar sometidos ni su duración, pero si tomamos como referencia la primera ola, todavía estamos en torno al 65-70% de ocupación tanto en plantas de hospitalización como en la UCI en el Hospital Clínico y en Montalvos (Nota: este dato cambia a diario y es el dato que había el día que contestó el gerente a esta pregunta). En caso de necesidad, todavía nos queda el Virgen de la Vega y si sufriésemos un desbordamiento, sí recurriríamos a las instalaciones del nuevo hospital.

¿Prevé que esta ola sea la peor de la pandemia?

 Creo que sería más prudente hablar de ello una vez que haya pasado la crisis sanitaria generada por la pandemia. Los datos que tenemos actualmente apuntan a que nos enfrentamos a una tercera ola más abrupta que la de marzo donde el volumen de urgencias se mantiene alrededor del 50% del total en el Clínico con una de media de 30-40 ingresos diarios.

El principal problema que estamos teniendo es que también se está produciendo un número de ingresos muy importante de pacientes No Covid, lo que dificulta enormemente la gestión de las camas de hospitalización. Sin embargo, pensamos que en algún momento tienen que empezar a tener su efecto las medidas restrictivas de movimiento, los test de antígenos y las PCR de seguimiento, así como la vacunación de los grupos de riesgo.

¿En qué situación se encuentra el personal sanitario?

 Estamos en plena tercera ola, las plantas se están llenando de nuevo de pacientes Covid y los profesionales están sufriendo un enorme desgaste físico y emocional. En todo momento, desde la dirección se ha intentado estar cerca de ellos y transmitirles nuestro agradecimiento y darles ánimos, tanto a los mandos intermedios como a cualquier profesional que estaba al pie del cañón trabajando en las anteriores olas; y ahora igual. Sin ellos, sin su compromiso, sin su esfuerzo, sin su sacrificio y profesionalidad… seguir manteniendo una asistencia de calidad sería imposible.

Sanitarios a las puertas del hospital. (Foto: David Martín Sánchez)

Ha pasado enero y entramos en febrero; ¿habrá muchos casos de gripe? ¿Teme un colapso del hospital?

La diferencia existente entre la presión asistencial de la primera ola con la actual ha sido las características de los ingresos. En el primer caso prácticamente no acudían pacientes no covid al hospital y eso permitía dedicar todos los recursos materiales y humanos a los pacientes covid. Sin embargo, ahora la presión en urgencias y el volumen de ingresos en planta/críticos prácticamente está al 50%, lo cual nos obliga a tener que gestionar con menos flexibilidad buscando de forma permanente el equilibrio asistencial sin mezclar los circuitos asistenciales covid y no covid.

Sinceramente, los casos de gripe han sido puntuales, al igual que los de bronquiolitis de los niños. Las medidas de aislamiento, la restricción de movimientos y el uso de mascarilla, así como la vacunación, creo que han sido determinantes en la disminución de este tipo de patologías.

No podemos aventurar el comportamiento de la pandemia. Los indicadores epidemiológicos apuntan a una mejoría lenta del número de contagios lo cual al final acabará traduciéndose en una disminución de la presión asistencial de pacientes Covid. Pero no debemos bajar la guardia, el virus sigue circulando, los profesionales están agotados y los recursos son limitados.

 Como gerente, ¿qué es lo peor que ha vivido en estos meses?

 Yo creo que desde el punto de vista de la gestión sanitaria ha sido el año más difícil al que me he enfrentado; y espero que sea el último así. Ante este tipo de situaciones no cabe más opción en una organización como la nuestra de seguir adelante, no perder el ánimo y mantener intacta nuestra ilusión y capacidad de trabajo ante el gran proyecto que tenemos planteado desde el punto de vista sanitario y de infraestructuras: el traslado al nuevo hospital. Hemos conseguido salir adelante con gran esfuerzo, gracias a un equipo directivo perfectamente cohesionado y a unos profesionales totalmente implicados con la organización.

Los pacientes más graves, ¿siguen recibiendo tratamiento con normalidad?

 Este asunto ha generado en algunos momentos mucha controversia, bajo mi punto de vista no justificada, cuando se conoce el funcionamiento de los criterios de hospitalización en planta o en las unidades de pacientes críticos de un hospital.

En estos servicios la toma de decisiones se guía siempre por protocolos perfectamente diseñados por sus especialistas, ajustados a la última evidencia científica y a los dictámenes de los comités de ética. En el Causa no se produjo durante la primera y la segunda ola, así como a día de hoy, necesidades de espacio en ninguna de las unidades antes mencionadas gracias a una planificación ordenada de los recursos, por lo que nuestros profesionales se han venido ajustando en todo momento a criterios estrictamente procedimentales.

 La lista de espera quirúrgica y para consultas… ¿ha vuelto a aumentar?

 La lista de espera siempre ha sido y será una de nuestras prioridades, por lo que tendremos que trabajar a fondo en ella. Porque, aunque no se han dejado de intervenir a los pacientes más prioritarios durante este tiempo de crisis sanitaria, es necesario repriorizar, casi a diario, junto con todos los servicios implicados. Durante la pandemia no se ha incrementado mucho la cantidad de pacientes, pero sí ha aumentado de forma preocupante la demora media asistencial.

Con respecto a lista de espera quirúrgica, son los servicios de Cirugía General, Traumatología y Urología, los más afectados. Sin embargo, mantenemos la cirugía urgente, la esencial y la no demorable, sin perder de vista el Plan Perycles de listas de espera. En cuanto a las consultas externas, debemos intentar mantener los plazos en las primeras consultas de carácter preferente. Si algo nos está enseñando esta pandemia es que las interconsultas telefónicas y telemáticas tienen un gran futuro. En la actualidad ya se está trabajando con Atención Primaria para ampliar las consultas presenciales y no presenciales.

 2020 fue crítico y pensamos que 2021 iba a ser ‘mejor’… ¿qué tiene este virus que no se puede vencer? ¿Cuándo saldremos superaremos todo y de qué manera?

 Si nos fiamos de la situación actual, este año 2021 también se presenta muy complicado. Tenemos que ver cuándo empieza a remitir la tercera ola, el ritmo de vacunaciones y la presión asistencial a la que vamos a ser sometidos; pero darnos por vencidos ahora no es una opción. Tenemos que seguir luchando por proporcionar el mejor servicio asistencial a nuestros pacientes en medio de esta crisis sanitaria y mantener el cronograma previsto de apertura del nuevo hospital a pesar de las dificultades. Hay que mantener la esperanza en vencer.

 ¿Se está vacunando o se va a vacunar en el hospital de Salamanca?

En el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca se comenzó a vacunar a profesionales el viernes 15 de enero, con 108 vacunados, todos del servicio de Urgencias, de las diferentes categorías que lo conforman. El martes 19 se vacunaron otros 180 profesionales más, de Urgencias, de Emergencias Sanitarias y de la Unidad de Críticos. El jueves 21 se pusieron 200 vacunas más (de nuevo en Urgencias, Emergencias Sanitarias, que se van vacunando en función de sus turnos, y Críticos). El sábado 23 continuó la vacunación con 114 dosis más (terminando Urgencias y Críticos).

Traemos las vacunas desde San Juan, llegan al servicio de Farmacia y ahí se reconstituyen y se dosifican. Se va vacunando en función de las vacunas que nos llegan, citamos a los profesionales, que tienen que ir al edificio Materno-Infantil, al área de la antigua Rehabilitación, donde se les vacuna. Y hemos ido recibiendo tanto de Pfizer, como de Moderna. Hemos seguido, semana a semana, y este jueves 4 de febrero ya estarán vacunados 1.708 profesionales con la primera dosis y prácticamente ya todos los profesionales de primera línea. El viernes 5 comenzamos con la segunda dosis de los 108 vacunados el primer día.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba