Castilla y León

La tercera ola sigue dejando su marca en distintas instituciones

La virulenta tercera ola de la pandemia, afortunadamente ya muy en regresión, ha afectado al mundo de la política en mucha mayor medida que las dos anteriores, alterando puntualmente el normal funcionamiento de algunas instituciones. Ha sido el caso de la agenda parlamentaria prevista para esta semana en las Cortes de Castilla y León, que en principio incluía una nueva sesión de la comisión de investigación constituida para intentar esclarecer los casos Perla Negra/no polígono de Portillo & demás pufos asociados a la antigua consejería de Economía, “trama eólica” incluida.

La comisión, convocada para este jueves, hubo de suspenderse ante la baja por Covid de su presidente, el procurador de Ciudadanos por Burgos José Ignacio “Pocholo” Delgado. Delgado ha sido el segundo procurador naranja que ha resultado contagiado, ya que antes lo ha estado el leonés Javier Panizo, al que un PCR positivo le impidió asistir al anterior pleno de las Cortes. El contagio de Panizo, ya repuesto de la enfermedad, obligó en su día a guardar cuarentena al portavoz parlamentario de C´s, David Castaño, y a la secretaria tercera de la Mesa, Marta Sanz, quienes habían compartido un almuerzo con el procurador leonés antes de que a éste se le detectara el contagio.

El grupo parlamentario popular también se ha visto afectado en la persona de la procuradora burgalesa Inmaculada Ranero, al igual que Panizo baja por positivo en la sesión plenaria que aprobó los Presupuestos de la Comunidad para 2021. Visto lo cual, con ocasión del pleno celebrado esta semana las Cortes dispusieron un test voluntario de antígenos al que se sometieron la mayor parte de los procuradores, sin que haya trascendido que ninguno de ellos arrojara resultado positivo.

Paralelamente, la permanencia en la UCI del consejero de Agricultura y presidente del PP vallisoletano, Jesús Julio Carnero, ha alterado el calendario del congreso provincial del partido, pospuesto hasta el 27 de marzo en espera de que para entonces se haya restablecido plenamente de su enfermedad. A raíz de su ingreso hospitalario, el presidente de la Junta asignó temporalmente sus funciones al titular de la consejería de Presidencia, Ángel “Rompetechos” Ibáñez, quien por cierto estuvo afectado de Covid durante la primera ola. Ibáñez no distingue una patata de un boniato, pero ello no importa lo más mínimo porque solo está ahí exclusivamente para la firma, ya que el día a día de la consejería lo lleva su secretario general, Eduardo Cabanillas, quien ya ejerció de consejero fáctico durante la etapa de Milagros Marcos.

Quien se ha repuesto plenamente de la enfermedad es el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, reincorporado con normalidad a sus funciones después de haber estado hospitalizado en planta durante un par de semanas. Más complicada ha sido la recuperación del concejal de Deportes del mismo ayuntamiento, Javier García Rubio, quien recibió días atrás el alta después de haber permanecido más de 4 semanas ingresado en una UCI del complejo hospitalario salmantino. En ausencia de ambos el pleno del consistorio aprobó los Presupuestos municipales con el “fair play” de la oposición socialista, dos de cuyos concejales se inhibieron de votar para respetar la normal correlación de fuerzas.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba