fbpx
Local

Cáritas da las gracias

Cáritas agradece el compromiso recibido al cumplirse el primer año desde que se decretó el Estado de Alarma debido a la pandemia sanitaria provocada por el coronavirus

 

Gracias es la palabra más repetida por Carmen Calzada y José María Rodríguez, directora y secretario de Cáritas Salamanca. «Gracias por los múltiples gestos de solidaridad recibidos en el último año a través de la campaña ‘Buscamos Gente con Ángel’  y ‘Cada gesto cuenta’. Cada gesto recibido se ha transformado en esperanza para muchas personas y familias», aseguran.

Hace ahora un año, la vida organizativa y operativa de Cáritas Salamanca se vio sacudida, como la de todos al decretarse el Estado de Alarma debido a la pandemia sanitaria. Durante estos meses, los centros de Cáritas, como la casa de acogida para persona sin hogar, Padre Damián, casa Samuel para enfermos de VIH Sida, Ranquines, para personas con problemas de salud mental y Espacio Abierto, para personas que se encuentran en situación de calle mantuvieron su atención.

Los profesionales de Cáritas Salamanca también prestaron su apoyo, atención y ayuda a niños, jóvenes, inmigrantes y  personas mayores. Ofrecieron asesoría jurídica cuando se precisó y el acompañamiento a las personas que se encuentran en búsqueda de empleo.

El confinamiento mostró una cara hasta este momento menos visible como es la brecha digital. «Hablamos de apagón tecnológico al no contar con conexión ilimitada, dispositivos o competencias suficientes para manejarse en internet. Uno de los ámbitos en los que se identifica claramente la brecha digital como motor de la exclusión es el ámbito educativo, pues más del 60% de hogares en los que hay, al menos, un menor de edad que tuvo dificultades para terminar el curso, son hogares en los que no hay plena conectividad», aseguran desde Cáritas.

La soledad ha sido otro de los dramas impuesto por la pandemia. «En Salamanca, el proyecto de mayores se ha reinventado y mantiene la atención en plazas y parques cuando las condiciones meteorológica lo permiten, se continúa un seguimiento telefónico y se ofrecen materiales de forma semanal», matizan.

Para poder dar respuesta a las necesidades de esta emergencia, Cárita asegura que es «posible gracias a la movilización social y a la explosión de solidaridad que la sociedad mostró desde el inicio. Esta corriente de solidaridad se ha traducido en Salamanca con un aumento de un 38% de personas que colaboran económicamente respecto al año anterior. Personas que colaboraron a través de las parroquias, de la web, bizum, campañas,… Actualmente contamos con el apoyo de más de 2.000 donantes».

Rodríguez hace hincapié en dos gestos importantes durante estos meses. «Por un lado, queremos destacar el gesto de los párrocos de la diócesis que aportaron 60.000€ en torno al mes de abril. Por otro, la creación del fondo social, dotado con 500.000€. Ambos fundamentales para poder dar respuesta a las necesidades de las familias más afectadas por la pandemia».

También han recibido múltiples donaciones de empresas, muchas de ellas en especie, muy importante para el mantenimiento de los centros residenciales. «Ademas, 200 personas que quisieron apoyar con su tiempo, se incorporaron como voluntarios en los distintos proyectos».

«Esto no ha terminado, estamos viviendo momentos muy duros donde necesitamos seguir contando con el apoyo de la sociedad. Esto tiene que cambiar estructuralmente. No puede ser que por una situación administrativa no sean atendidos. Todos tenemos que empujar para salir», concluyen desde Cáritas.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba