EconomíaPortada

El comercio turístico agoniza en Salamanca: «Sin ayudas moriremos»

Los comerciantes de la Ciudad Vieja se quedan fuera de los apoyos oficiales por su singularidad

La Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja de Salamanca lanza una llamada de socorro porque debido a la singularidad del comercio turístico, se queda fuera de las ayudas de las instituciones, por lo que reclama ayudas urgentes para no desaparecer.

 

«Uno de los sectores más castigados de Salamanca y de toda la Comunidad, los comercios turísticos, nos quedamos nuevamente fuera de las recientes ayudas directas aprobadas por el gobierno. El 90% de nuestros comercios tampoco esta vez recibiremos ninguna ayuda, como ya va siendo habitual desde hace un año. La inexistencia de un epígrafe que nos aglutine tampoco pone fácil las cosas», indica la asociación.

Los comercios a los que representa, ubicados todos ellos en el Casco Histórico de Salamanca, llevan un año padeciendo «una gravísima situación de miseria. Somos comercios orientados a prestar un servicio a los turistas y llevamos un año sin tener turismo. Muchos han cerrado ya y otros se están dando un plazo hasta el verano y si no hay ayudas o turismo tendrán que cerrar. Los días de cero euros de facturación se han convertido en algo normal», señala.

Se trata de negocios viables que, por esa ausencia de turistas y por su vinculación al mismo, arrastra pérdidas desde hace ya un año «y lo peor, la situación no tiene visos de remontar, al menos no de forma inmediata. Estamos resistiendo sin ayudas y con mucha valentía, pero la resistencia tiene un límite y estamos tocando fondo. Sin ayudas moriremos», pronostica.

En ausencia de un epígrafe que reconozca su singularidad dentro del comercio y que los aglutine, «nos encontramos en un limbo, por lo que desde nuestra asociación llevamos trabajando desde el pasado año tanto a nivel local, nacional o autonómico, para que se nos reconozca esa distinción», indica.

Valora la predisposición y sensibilización de la Consejería de Comercio y Consumo de la Junta, en especial de la dirección general de Comercio y Consumo, «así como su compromiso reciente para implementar una ayuda para gastos corrientes destinada a nuestro sector, distinto al resto de comercio, así como a trabajar para poder dotarnos técnica y jurídicamente de esa singularidad, no solo para poder tener apoyo institucional sino otros beneficios como acceso a sellos, subvenciones o cualquier otra medida que afecte al sector turístico, al que de facto pertenecemos, pero dentro del que no se nos reconoce. Hemos solicitado una nueva reunión presencial en Valladolid en la que pondremos sobre la mesa un informe jurídico que justifica la necesidad y viabilidad de lo que pedimos», explica.

Reitera que estos comercios existen por y para los turistas «y nuestra prioridad es poner en valor nuestra cultura, nuestra artesanía, nuestra gastronomía, en definitiva, nuestra identidad, así como un sinfín de servicios que demanda el turista dentro de un núcleo urbano muy concreto y definido».

De ellos también depende, en gran medida, «el sostenimiento y razón de ser de nuestros proveedores locales, generalmente pequeñas empresas que elaboran una gran diversidad de productos típicos o artesanos que se ven afectados de forma indirecta ante nuestra incapacidad para darles salida (bodegas de vino, queserías, joyeros, artesanos, alfareros, jamoneros, cerveceros, obradores de dulces o de hornazo, almazaras, fabricantes, distribuidores de souvenirs…)», recuerda.

Concluye diciendo que «si se hunde el comercio turístico, se hunden con él numerosos sectores de nuestra provincia y de nuestra región, así como numerosos puestos de trabajo que desaparecerán».

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba