Más noticiasPortada

Sanidad deja en manos de las comunidades endurecer las restricciones

La ministra Darias alerta de un cambio de tendencia, debido a un repunte en diez autonomías

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, dejó este miércoles en manos de las comunidades autónomas la posibilidad de endurecer las medidas de “mínimos” acordadas el 10 de marzo para la Semana Santa por parte del Gobierno y las autonomías.

 

Ical.- En su comparecencia tras el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, Darias recordó que el Consejo Interterritorial de hace dos semanas, no ahora, acordó una serie de medidas “muy claras y muy contundentes” sobre la movilidad y los contactos sociales, cuando la incidencia acumulada del COVID-19 seguía descendiendo.

“Son medidas de mínimos”, dijo la ministra de Sanidad, que añadió que establecen un marco común de obligado cumplimiento, pero que cada comunidad puede establecer medidas más restrictivas en función de su situación sanitaria y epidemiológica, como hacen ahora.

En ese sentido, Darias alertó de un cambio de tendencia, debido a un repunte que ya se registra en diez comunidades autónomas. “Tenemos que revertir esta tendencia”, dijo porque de lo contrario el “camino” será un incremento de casos, una subida de la incidencia, de las hospitalizaciones, de los enfermos críticos y de los fallecidos.

La ministra insistió en que España se enfrenta a un momento “clave” y “decisivo” en el que deben extremarse las medidas de control. De esta forma, el Consejo Interterritorial no abordó el cierre a las 20 horas de la actividad no esencial, como desde su departamento plantearon a algunas comunidades.

Por tanto, la titular de Sanidad insistió en que queda al «albur» de cada comunidad autónoma la posibilidad de endurecer las medidas comunes pactadas para la Semana Santa en función de la evolución de la pandemia, que ya registra en España un repunte hasta los 132 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba