fbpx
Local

Javier Iglesias declara por la financiación de las primarias del PP

Afirma que todo fue lícito pero tiene lagunas de memoria sobre algunos aspectos clave

El presidente del PP de Salamanca y de la Diputación Provincial, Javier Iglesias, declaró este martes como testigo en el procedimiento sobre la financiación de las primarias del PP en 2017, en las que salió elegido Mañueco para convertirse en presidente regional del partido y a la postre candidato a la Junta.

 

Iglesias reiteró que el pago de las cuotas a los afiliados morosos por parte de cargos públicos y otros dirigentes del partido «fue lícito» y lo hicieron «buscando que hubiera la máxima participación posible» a sabiendas de que la mayoría de ellos votarían a Mañueco.

Su contrincante, el leonés Antonio Silván, tuvo interventores en el proceso de primarias de Salamanca para verificar posteriormente que los que votaban en la ciudad del Tormes estaban al corriente de pago de las cuotas, algo que fue posible porque ese grupo de cargos públicos y dirigentes provinciales realizaron algunas aportaciones para cubrir las deudas.

Deudas a terceros que, como dijo la Audiencia Provincial, era lícito que las pagaran, pero se sospecha que entre todos no pudieron juntar el dinero necesario para cubrir tantos impagos acumulados durante años, y que presuntamente se habría recurrido al dinero en B para cubrir las cantidades adeudadas.

De hecho, ni Iglesias ni el presidente de Nuevas Generaciones por entonces y actual coordinador en el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento (sin funciones concretas), César Gómez Barthe, que también declaró este martes, supieron decirle al juez cuál era su propia cuota anual en el partido, porque si daban una cantidad se podrían echar cuentas y posiblemente no cuadrarían con las que defiende el PP.

Tampoco se ha sabido explicar muy bien cómo es posible que el 14 de marzo de 2017 un total de 388 afiliados de distintas partes de la provincia pagaran en el cajero de Caja Rural de la Puerta de Zamora sus deudas, poniendo el mismo concepto en sus respectivos ingresos.

Cuando el juez le preguntó cuál era la deuda aproximada de los afiliados, Iglesias ni siquiera ofreció una cantidad aproximada (era y es el presidente del partido y se supone que estaba al corriente de la necesidad imperiosa de pagar esas cuotas en pocos días para que pudieran votar afiliados que supuestamente apoyarían a Mañueco), y eso que tuvo en sus manos el listado de afiliados y el de los afiliados morosos y que durante la instrucción los cargos públicos y del partido reconocieron que pusieron dinero de su bolsillo, por lo que más o menos se sabría cuánto tendrían que recaudar. Pero Iglesias no lo recordaba.

Y cuando dio detalles de la procedencia de su propia aportación dijo que la había ahorrado con pequeños extractos que había hecho durante meses, cuando las primarias se convocaron el 10 de marzo y el 17 tenía que estar todo al día.

Durante su declaración salieron a relucir varios nombres que serán llamados a declarar para contrastar su versión.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Fase judicial en un momento ni pintado de vísperas de un congreso provincial movidito. Algunos afiliados en aquel entonces fueron a la sede, sabedores de que no se encontraban al día de pago de sus cuotas, a fin de regularizar voluntariamente, y se les dijo por separado que no había problema, que «ya estaba resuelto lo suyo»

Deja una respuesta

Botón volver arriba