Castilla y León

Medio Ambiente achaca la muerte de una osa adulta en Palencia a un disparo fortuito

José Ángel Arranz asegura que el proceso administrativo de autorización de la batida fue correcto

El director general de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Junta, José Ángel Arranz, achacó este miércoles la muerte de una hembra adulta de oso pardo debido a un disparo en el paraje de la Ventanilla (Palencia) a hechos fortuitos y defendió que la actuación administrativa por la que se había autorizado la cacería fue correcta

 

ICAL. Arranz respondió así a una pregunta de la procuradora de Podemos, Laura Domínguez, ante la Comisión de Fomento y Medio Ambiente de las Cortes en relación a las cuestiones relativas a la muerte por impacto de un disparo de una hembra adulta de oso pardo en las proximidades de Ventanilla (Palencia), cuyo caso está en el juzgado.

El director general explicó que la batida se autorizó por el jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Palencia, quien tiene la competencia, después de que los celadores y agentes de medio ambiente comprobaran que no existía rastro de osos en la zona, aunque reconocieron que fuera del espacio a batir sí había indicios osarios.

Al respecto, manifestó que se siguió con la autorización puesto que el rastro estaba fuera de la zona a batir, en una explicación que no compartió Domínguez, ya que sostuvo que al menor indicio no se tenía que haber seguido con la cacería y consideró que el protocolo falló por parte de Medio Ambiente.

Arranz precisó que, en el momento de la batida, la osa entró en la zona y, aunque se dijo que no se dispara, “por desgracia no cumplió el protocolo, disparó y acertó”. “Hubo hechos fortuitos, no es algo casual, es habitual por una población en expansión”, manifestó.

De la misma manera, sostuvo que no tienen inconveniente en actualizar el protocolo, si lo tienen que hacer, para realizar rastreos en zonas de uso limitado en las que el plan de uso y gestión del parque natural de Fuentes Carrionas no lo exige.

El director general respondió a Domínguez con el ejemplo de un conductor que por despiste atropella a una persona sin quererlo, de cuyo hecho tendrá que responder, pero añadió que ello no debe llevar a cuestionar el fallo en el código de circulación.

Por último, defendió la compatibilidad de las batidas de caza que se autorizan con otros aprovechamientos en zonas protegidas por ley.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba