Más noticias

La primera dosis de AstraZeneca reduce un 57% la infección con síntomas

Pfizer dice que la inmunidad total con su vacuna se alcanza con tres dosis

Una sola dosis de la vacuna de AstraZeneca produce reducciones significativas de las infecciones por la COVID-19, según dos estudios llevados a cabo por la Universidad de Oxford, la Oficina de Estadísticas Nacional (ONS) y el Departamento de Salud y Atención Social (DHSC) del Reino Unido.

 

Servimedia / ICAL.- Los dos estudios presentan nuevos datos centrados en la protección frente a la infección de las vacunas frente a la COVID-19 de AstraZeneca y Pfizer-BioNTech.

Los datos del primer estudio concluyeron que, 21 días después de recibir una dosis única de las vacunas, la tasa de todas las nuevas infecciones por Covid-19 se había reducido en un 65 por ciento. En concreto, la tasa de infecciones sintomáticas se redujo en un 72 por ciento y las infecciones sin síntomas en un 57 por ciento.

Además, las reducciones -tanto en infecciones asintomáticas como sintomáticas- son aún mayores después de una segunda dosis (70 y 90 por ciento respectivamente). Estos beneficios son similares tanto en grupos de edad mayores de 75 años como menores de esa edad. Por otro lado, las vacunas han demostrado ser eficaces frente a variantes compatibles con la cepa ‘Kent’, también conocida como ‘cepa británica’.

Estos datos forman parte de la Encuesta de Infección COVID-19, la primera en mostrar el impacto de la vacunación en la respuesta de anticuerpos y nuevas infecciones en un gran grupo de adultos de la población general de 16 años o más. Para la obtención de estos resultados se analizaron 1.610.562 muestras entre 373.402 participantes en un periodo de tiempo comprendido entre el 1 de diciembre de 2020 y el 3 de abril de 2021.

Los datos procedentes del segundo estudio comparan cómo cambiaron los niveles de anticuerpos después de una sola dosis de las vacunas de AstraZeneca y de Pfizer-BioNTech, en comparación con dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech (generalmente administradas con 21-42 días de diferencia).

La principal conclusión es que no hubo evidencia de que las vacunas AstraZeneca y Pfizer difieran en su capacidad para reducir las tasas de infección, a pesar de que conllevan una respuesta inmune ligeramente diferente. Además, aunque hay diferencias en la respuesta inmunitaria, todos los grupos de personas evaluadas generaron una respuesta a ambas vacunas.

En las personas que no tuvieron una infección de COVID-19 previamente, las respuestas de anticuerpos a una sola dosis de cualquiera de las vacunas fueron menores en las personas más mayores, especialmente aquellas que superaban los 60 años.

El estudio también concluyó que, aunque los niveles de anticuerpos aumentaron más lentamente y a un nivel más bajo con una sola dosis de la vacuna de AstraZeneca frente a la de Pfizer-BioNTech, estos disminuyeron más rápidamente, hasta alcanzar niveles muy similares a los de una sola dosis de la vacuna de AstraZeneca, particularmente en personas mayores.

Pfizer, tres dosis

El cofundador de la farmacéutica alemana BioNTech, Ugur Sahin, confía en que la vacuna desarrollada por su laboratorio y distribuida junto a su socio estadounidense Pfizer sea «efectiva» también contra la variante india. «Nuestro método se basa en las experiencias adquiridas contra el cáncer. Experimentamos con muchas variantes y, hasta ahora, en todas hemos logrado buenos resultados», indicó Sahin en un encuentro virtual con representantes de medios extranjeros en Alemania.

Sahin también ha insistido en lo que su socio, el CEO de Pfizer Albert Boula, defendió el pasado 15 de abril: es probable que las personas que hayan recibido la vacuna de Pfizer contra el coronavirus puedan necesitar una tercera dosis de recuerdo 12 meses después de conseguir la inmunización tras el segundo pinchazo.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba