fbpx
Opinión

In memoriam II: Luis Calvo Rengel y el camión de bomberos

 

Me quedé en estado de shock cuando escuché en la radio que el vice presidente de la Diputación, Luis Calvo Rengel, había sido secuestrado en Aldeadávila.  Aquella noticia abrió telediarios, cubriendo grandes espacios en la prensa nacional.

No podía entender cómo alguien tan querido y reconocido por toda la geografía salmantina, por su talante y por su compromiso con los pueblos, podía estar sufriendo aquel enorme disparate.

De Calvo Rengel podría escribir un libro de anécdotas que demostrarían que era un hombre leal a sus principios, un político de raza que vivió para entregarse a la causa de los demás.

Una de las anécdotas más curiosas sobre Calvo Rengel me la refirió, no hace mucho, un compañero de horas nocturnas en el voluntariado de Proyecto Hombre Salamanca. Heliodoro Benito fue uno de los manifestantes más enérgicos en Aldeadávila durante el secuestro de Luis Calvo Rengel.

He de decir que Heli es uno de esos tipos incombustibles que, rechazando cualquier carnet de alineamiento político, milita, con la dignidad que viste con orgullo, en las filas del inconformismo, dejando ver unas raíces anarquistas que han ido dando el fruto de su verdad a base de años y experiencia.

Tiempo después de aquel desgraciado incidente de la privación de libertad de Calvo Rengel, resulta que Heli se encuentra con Luis en su despacho de la Diputación, al ser concejal independiente del Ayuntamiento de Villamayor. Así empezó un contacto entre ellos que sirvió para que el nuevo edil comprobase cómo el vicepresidente provincial, además de diligente, vestía la chaqueta política de la efectividad y el compromiso con nuestros pueblos.

Dando un giro, en la noria imparable de los años, a cuenta de un incendio que acaece en Linares de Riofrío y que al vivir en primera persona Calvo Rengel, le causa una enorme tribulación comprobar cómo frente a aquel demoledor fuego hay solo cubos de agua y entrega vecinal. Este hecho hace que se adquieran algunos camiones anti incendios para la provincia, entre los cuales se oferta a Villamayor un vehículo de segunda mano que se vende en Alemania.

El periódico alemán donde sale la noticia del caminón de bomberos de Villamayor.

Y como la rivalidad política en los grandes hombres es minucia frente a los intereses de la gente, se desplazan en un coche camino de la ciudad alemana donde espera el Mercedes que por su poco uso, según cuenta Heli estaba impecable.

El regreso, Luis lo hace en coche, con un compañero de la Diputación, mientras que Heliodoro y otro acompañante traen el camión con cierto orgullo hasta su pueblo.

Ante el reciente fallecimiento de Calvo Rengel, Heli manifiesta su gran pesar, refiriéndome que en aquel viaje a Alemania acabaron comiendo en la casa de la hija de Luis, con la única intención de no encarecer la factura que debería pagar la institución salmantina. Parecido a esas historias de dietas, portones giratorios y porcentajes de obras y servicios que están en boca de la empachada ciudadanía.

Y en honor de Luis, Heli cuenta que ante un suceso de cierta importancia que ocurrió en la provincia, los camiones de bomberos acortaron su actividad con todo tipo de averías, mientras que el Mercedes de Villamayor siguió a pleno rendimiento, demostrando que su adquisición fue todo un acierto.

Cuando Heli le contó a Calvo Rengel que él estuvo del lado de sus secuestradores en Aldeadávila, simplemente le sonrió, brindando por la amistad que entre ambos se había ido fraguando sin que tuviese peso alguno la ideología que les separaba.

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba