fbpx
General

Nuevo Bono Concilia: 750 euros por hijo en Castilla y León

El objetivo es facilitar la conciliación laboral y personal de los padres con hijos de 0 a 3 años

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, anunció en Salamanca la publicación mañana en el Boletín Oficial de Castilla y León de las bases reguladoras del nuevo Bono Concilia.

J.M.A. / Ical.- Se trata de una ayuda económica, que reserva un total de tres millones de euros ampliables a ocho en función de la demanda, para facilitar la conciliación laboral y personal de los padres con hijos de cero a tres años que asciende a 750 euros por cada menor a su cargo.

Según explicó Isabel Blanco en el colegio Rufino Blanco, el único centro de la capital salmantina donde se aplica el programa Conciliamos, el Bono Concilia, es una de las nuevas medidas del Plan Familias impulsado por el Gobierno de Mañueco con el reto de “reforzar la protección de este colectivo y ofrecerle más oportunidades para construir un mejor futuro”.

La subvención está dirigida tanto a las familias en las que ambos progenitores trabajan como a las monoparentales que tienen hijos con edades comprendidas entre los cero y los tres años, puesto que, según Isabel Blanco, “son las que requieren más apoyos para conciliar” hasta que el menor cumple la edad para iniciar su escolarización en el segundo ciclo de educación infantil.

El objetivo es “ayudar a los progenitores a compaginar sus obligaciones profesionales y laborales durante el curso escolar y favorecer la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos”. Con este recurso, podrán hacer frente a los gastos que les hayan supuesto los servicios de conciliación utilizados, por ejemplo, de guardería o ‘canguro’.

El Bono Concilia tiene en cuenta el nivel de renta de los beneficiarios, así como la pertenencia a los tipos de familias que deben ser “especialmente protegidas” de acuerdo con el Plan Familias para compensar sus “especiales dificultades”.

Es el caso de las residentes en el medio rural, “las numerosas, las monoparentales y las de acogida”. De este modo, para recibir esta prestación es preciso que el nivel anual de rentas de ambos progenitores, en los términos definidos en el IRPF, no haya superado los 50.000 euros en 2020, un límite que se rebaja a 25.000 euros en el caso de las familias monoparentales.

Estos límites de renta se reducen para facilitar la percepción de esta prestación a las familias con necesidades especiales. Así, sobre las cuantías anteriores se aplica una reducción de 3.000 euros por cada hijo con un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento y de 9.000 euros si ese grado es igual o superior al 65 por ciento.

Además, en el caso de estar empadronados en un municipio de menos de 20.000 habitantes, el nivel de renta exigido se recorta en el 20 por ciento., igual que en el caso de las familias monoparentales, acogedoras y numerosas mientras que se eleva al 30 por ciento para las de categoría especial. Todos estos descuentos son acumulativos.

Las peticiones del Bono Concilia podrán cursarse desde el próximo 27 de julio, es decir, al día siguiente de la publicación de la orden de convocatoria, y hasta el 9 de septiembre, completando el formulario disponible en la sede electrónica de la Junta de Castilla y León.

A la solicitud debe adjuntarse una copia del Libro de Familia y, en su caso, de la sentencia que acredite que la patria potestad está atribuida a uno de los progenitores. La Junta recabará también datos de las familias interesadas a través del formulario de solicitud para conocer con más detalle sus necesidades y programar conforme a estos parámetros sus políticas y medidas de conciliación.

Según matizó la consejera, el criterio para la concesión del Bono Concilia por parte de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades será el nivel de renta de la unidad familiar, de manera que tendrán prioridad las familias con menos ingresos y, por lo tanto, más vulnerables.

Evolución de Conciliamos

Durante su visita al Rufino Blanco de Salamanca, Isabel Blanco analizó también la evolución en el uso del programa Conciliamos, coincidiendo con el estreno, este mismo verano, de la ampliación del servicio a municipios de menos de 3.000 habitantes que lo solicitaran y reunieran a un mínimo de cinco menores.

A falta de que el próximo viernes, día 23, se cierre el plazo de solicitud para el último periodo del servicio, que abarca desde el 9 hasta el 31 de agosto, los datos de participación en los dos primeros periodos avalan el éxito del programa, con 104 centros adheridos en la primera fase, del 24 de junio al 16 de julio, y 116 en la segunda (del 19 de julio al 6 de agosto).

Se trata de unas cifras que duplican a las contabilizadas en 2020, cuando se apuntaron a este servicio de conciliación 53 centros en el primer periodo, 46 en el segundo y 36 en el tercero. En 2019, el recurso estuvo disponible entre la última semana de junio y durante el mes de julio en 41 centros.

En cuanto al volumen de menores usuarios, la participación también sigue una senda ascendente. En lo que llevamos de verano, 8.082 pequeños están acudiendo a las actividades planificadas dentro del programa cada mañana, mientras que en todo el verano de 2020 fueron 4.353. En el caso concreto de la provincia de Salamanca, Conciliamos se desarrolló en 12 centros en la primera fase y en otros 13 en la segunda, con 298 y 261 niños, respectivamente, mientras que en 2020 fueron cuatro los centros que ofrecieron este servicio en cada uno de los tres periodos, sumando en total 292 usuarios, 122, 87 y 83 en cada una de las respectivas fases.

Plan Familias

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades recordó el “firme compromiso” del Gobierno de Mañueco con las familias y las políticas de conciliación. Prueba de ello son las mejoras introducidas en el programa Conciliamos desde que se inició la legislatura, con el reto de “modernizar y adaptar este servicio a las nuevas necesidades de las familias”.

Así, en 2020, el recurso se extendió a todos los municipios con una población a partir de 3.000 habitantes. Y, en verano, para atender las situaciones de vulnerabilidad originadas por la pandemia, se aplicaron nuevas medidas, como la ampliación del servicio al mes de agosto y las tardes, la implantación de comedor, la contratación de un monitor adicional para atender posibles casos de contagio, y la reducción en el número mínimo de menores requerido a 15 en localidades de más de 20.000 habitantes y a ocho en el supuesto de municipios de entre 20.000 y 3.000 habitantes.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba