fbpx
Local

IU propone que los dueños de los perros limpien el pis de sus mascotas

Que lleven una botella de agua con desinfectante

La concejala de Izquierda Unida, Virginia Carrera, ha propuesto a todos los grupos municipales trabajar para garantizar la convivencia, el civismo y evitar riegos higiénico-sanitarios originados por las micciones de los perros en las vías públicas.

 

El objetivo de la propuesta es concienciar a los dueños o personas que paseen a estos animales por la vía pública de la necesidad de limpiar  con agua y  detergente   el suelo, para disolver los residuos en la acera y que no provoquen malos olores ni agredan el mobiliario urbano. “Primero se debe concienciar y si no hay cumplimiento se debe sancionar”, dice la concejala.

Asegura que son múltiples las quejas que se reciben debido a los problemas de olores que provocan los orines de los perros en nuestras calles. “En nuestro municipio se encuentran más de 19.000 perros censados, por ello se propone que los dueños de estos animales lleven una botella de agua mezclada con productos desinfectantes y que la echen  sobre el pis para evitar desperfectos en el mobiliario urbano y malos olores”, explica.

Tal y como reconoce Carrera, esa medida ha sido impulsada en  diversas ciudades de España como por ejemplo Cáceres, Sevilla o Valencia, son algunas de las cuales, sus ordenanzas recogen sanciones para aquellos dueños de animales  que no limpien el orín de la vía pública.

Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. Efectivamente los perros orinan en cualquier sitio que les dejen sus dueños. Les encanta las puertas de los portales y las esquinas ocasionando suciedad donde más visible y molesta es. Y no solo orinan, también defecan preferiblemente en estos lugares, ya que así «delimitan su territorio». La solución no es fácil y los dueños deberían de comprender que si a ellos nos les gusta que su puerta esté sucia, a los demás nos pasa lo mismo. La posesión de una mascota implica varias responsabilidades y una de ellas es no contribuir a la suciedad de nuestras calles. Quizá sea necesaria la instalación de más pipi-can, aunque sean de reducidas dimensiones, para que todas las mascotas tengan uno cerca de su domicilio.
    Por otra parte, los pipi-can no están reñidos con un buen arbolado ni con una limpieza adecuada del lugar, cosa que no parece entender este Ayuntamiento.

  2. Totalmente de acuerdo. No sé porqué se es estricto con humanos que se alivian en la vía pública cuando no disponen de urinarios públicos y se es condescendiente con los mismos humanos, enlazados a sus animales, cuando se paran en mitad de la calle para que la mascota nos deje su regalito. A los reincidentes, con la lengua!!

Deja una respuesta

Botón volver arriba