fbpx
Provincia

Natalia Hernández, Julio Núñez, Marta Martín y Patricia Martín, premiados en Carbajosa

Son los ganadores de la campaña de promoción del comercio y la hostelería local puesta en marcha por el Ayuntamiento de Carbajosa

Con el fin de favorecer la actividad de las pequeñas empresas de comercio y hostelería del municipio, el Ayuntamiento de Carbajosa puso en marcha en el mes de julio, por segundo año consecutivo, la campaña ‘Comprar en Carbajosa tiene premio’. Hasta el día 31 de octubre, solo por comprar en las tiendas del municipio y consumir en los locales de hostelería se podía optar a conseguir cuatro importantes premios.

Este martes, se ha celebrado en la plaza del Ayuntamiento el sorteo donde se han elegido a los cuatros ganadores:

  • Natalia Hernández Berrocal, ganadora de una Thermomix (TM6).
  • Julio Núñez Lomba, que consigue un ordenador portátil HP 14”.
  • Marta Martín Varela, recibirá el premio de una televisión Samsung LED 55”.
  • Patricia Martín Maillo, ganadora de un Smartphone Xiaomi MI 11 LITE.
El Ayuntamiento de Carbajosa procedió al sorteo de la campaña “Comprar en Carbajosa tiene premio”.

Esta campaña, en la que ha colaborado la Asociación de Comercio y Hostelería de Carbajosa, incluía el reparto de un folleto donde además de explicarse la mecánica de la campaña se informaba de algunas de las ventajas de consumir en los negocios locales. Entre ellas, la cercanía, el trato personalizado y la especialización, la sostenibilidad y la proximidad. Además, generan riqueza y empleo local, ayudan a luchar contra la despoblación rural y son importantes lugares de encuentro.

Con esta campaña que ha concluido este martes con el sorteo de los premios, el Ayuntamiento de Carbajosa ha querido favorecer la compra en los pequeños negocios locales en el momento actual.

Al realizar las compras entre los días 15 de julio y 31 de octubre de 2021, se recibía una tarjeta con cinco casillas. Por cada compra o consumo en cualquiera de las micropymes de comercio y hostelería de Carbajosa de la Sagrada (y en función de las condiciones que estableciera cada negocio) se recibía un sello. Una vez que la tarjeta estuviera completada (todas las casillas con sellos de distintos establecimientos) se podía depositar en una urna ubicada en la puerta del Ayuntamiento.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba