fbpx
LocalPortada

«La vacuna de la Covid es muy volátil»

El inmunológo Alfredo Corel destaca que los únicos efectos secundarios son los que aparecen en las primeras semanas o meses, no aparecerán efectos graves en medio año

Alfredo Corell, inmunológo y divulgador científico, analiza la situación de la inmunidad del personal de Sacyl después de un año de vacunación de la Covid-19. El tema se trató en una conferencia organizada por el CSIF con el fin de informar sobre la vacunación e inmunidad ante el coronavirus

 

Alfredo, se habla mucho de las personas que no se quieren vacunar, pero ¿qué ocurre con los sanitarios que tampoco lo hacen?
Es un tema que no está regulado, si un profesional sanitario no se vacuna no existe un protocolo para actuar en consecuencia.

En cuanto a los sanitarios no vacunados, ¿de qué cifra hablamos?
Los índices han sido muy bajos. Hay que destacar que en años anteriores la vacunación de la gripe entre personal sanitario no pasaba de un 40% y el año pasado se alcanzó un 70%. Estos son datos muy buenos. Y si atendemos a la población vacunada contra la Covid-19, ni decir tiene los datos magníficos que obtenemos con un 95% de vacunados.

Resulta inverosímil que un sanitario decida no vacunarse. ¿Qué motivos alegan los profesionales sanitarios que se niegan?
Los mismos que la población general. Reticencia a una vacuna que se ha desarrollado en un tiempo récord y que puede generar algunas dudas. Son argumentos razonables por otra parte; que haya dudas sobre algo que se ha hecho tan rápido es lógico. Pero una vez conocidas la documentación científica sobre las vacunas, esa duda al menos en un sanitario debería desaparecer.

Ante las nuevas variantes de la Covid-19, ¿van a ser necesarias nuevas vacunas?
Es un poco apresurado saberlo. Es cierto que están preparándose nuevas vacunas. Hemos tenido suerte que los dos tipos de vacunas que hemos tenido en Europa son de un diseño que permite mucha flexibilidad. En el momento que hay una variante nueva se puede probar y rápidamente tienes la vacuna nueva. Por ejemplo, en el caso de Moderna se está probando contra la variante Delta. En resumen, nuevas vacunas se están probando, pero no hay evidencia científica de que sean necesarias.

Benjamín Castro (presidente de CSIF Castilla y León), el inmunólogo Alfredo Corell, y el presidente de Sanidad de CSIF, Fernando Hontangas. Foto. Javier Ramos.

Alfredo, ¿hay algo que podamos mejorar en la lucha contra el coronavirus?
El país ha tenido un éxito espectacular en este sentido, pero hay cosas que se pueden hacer mejor. Deberían llevarse a cabo cribados de seroprevalencia dentro del personal sanitario para averiguar cuál es su estado de inmunidad.
Tampoco podemos poner la vacuna indiscriminadamente, ni si quiera a las personas mayores. Sabemos que las defensas se desgastan con la edad y a partir de una determinada edad puede ser que respondan poco a la vacuna.
Por esta razón se podría haber hecho un cribado y poner solo la tercera dosis a personas por encima de una edad donde han perdido defensas. Entiendo que es más caro y logísticamente es más complejo, pero ahora estamos en una situación más relajada y con más recursos, se podría hacer.
El mismo problema lo tenemos con el personal sanitario. No podemos vacunarlos indiscriminadamente, porque igual el 90% tienen defensas, para qué vamos a darles una tercera dosis.

Hay un sector de la población que tiene miedo a la vacuna. ¿Qué mensaje les transmitiría?
Es difícil que las personas que no se hayan vacunado se reenganchen a estas alturas. Vacunamos a nuestros hijos cada día; según nacen se les pone una colección de vacunas los primeros meses de vida.
España en este sentido tiene una tradición buenísima. Tenemos cobertura del sarampión del 96% y somos el tercer país del mundo en la vacunación contra la Covid-19. La vacuna es lo suficientemente segura, la duda generada por la rapidez con la que se desarrollaron debe empezar a desaparecer.
Las vacunas contra el coronavirus son muy volátiles, están en nuestro cuerpo pocos meses, por ello no esperamos efectos adversos a medio-largo plazo. Los únicos efectos secundarios son los que aparecen en las primeras semanas o meses, no aparecerán efectos graves en medio año. Esto es consecuencia de la naturaleza del producto farmacológico; tiene una vida muy corta.

Hay quien niega la existencia de la Covid-19. ¿Qué opina sobre esta teoría?
Pues que han tenido un año y medio muy malo (risas). El éxito rotundo de las vacunas debería hacerles de pensar.
Este negacionismo surge por no querer asumir una cosa tan grave; entender que un objeto microscópico que no ves te arruina la vida. Esto es difícil de asimilar, todos vamos a tener una marca psicológica de por vida.
Hay gente que prefiere entenderlo como una conspiración económica-farmacéutica donde nos meten un producto para controlarnos. Entiendo ese cuento, es más fácil de entender que un virus que no sabemos por dónde nos entra y por qué a unas personas les afecta y a otras no. Todas esas dudas las prefieren responder con algo que es más inmediato.

Por último. ¿Cómo se desarrollará la pandemia en los próximos años?
Es imposible responder a esa pregunta, sería un mal profesional si lo hiciese. Estamos ante un problema global, las soluciones locales o regionales no valen para nada. Es necesaria una solución conjunta, sin embargo hemos repartido entre diez países el 80% de las vacunas. No podemos predecir nada porque pueden aparecer variantes nuevas en países con una tasa de vacunación baja y nos ponga todo patas arriba.

Alfredo Corell es licenciado y Doctor en CC. Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid y facultativo especialista en Inmunología. Su trayectoria profesional lo convierte en un especialista ideal con el que tratar el tema actual de la pandemia y de las vacunas.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba