fbpx
LocalPortada

Un año después, hay movimiento en el solar del Bretón

Los trabajadores están haciendo catas y retirando restos arqueológicos

 

Hace justo un año, los vecinos de la zona de influencia de la plaza de San Román creían que se podía archivar el expediente presentado por la empresa Santher para construir un parking de 400 plazas bajo una residencia de estudiantes en el solar del antiguo teatro Bretón donde aparecieron restos arqueológicos

Los mismos vecinos se han sorprendido al ver, un año después, al personal trabajando, retirando restos arqueológicos y procediendo a hacer catas. Además se han pasmado al conocer que la empresa podría tener permiso para construir. Según han podido averiguar, se está procediendo a limpiar los restos arqueológicos que se han encontrado.

Historia de un solar

La asociación vecinal Bretón y los vecinos de la zona Bretón – Las Claras – San Cristóbal alegaron hace un año que la construcción del megaparking y la residencia iba en contra del Plan General de Ordenación y causaría un grave detrimento al ámbito que lo rodea.

En 2019, la empresa Santher solicitó la licencia ambiental para levantar un edificio de grandes dimensiones que diese residencia a estudiantes además de un garaje-aparcamiento de más de 400 plazas de aparcamiento en un suelo con cautela arqueológica.

La asociación vecinal reiteró que el Plan General de Ordenación Urbana no contempla un uso como el pretendido. «El proyecto que los vecinos pudieron consultar durante la exposición pública, estaba plagado de incongruencias, confusiones y desvaríos inadmisibles. Un año después, el Ayuntamiento de Salamanca, como órgano de control, no se ha pronunciado”, señalaron en 2020 y seguían a la espera de acontecimientos.

Estos parece que se están produciendo, porque desde hace unos días, los operarios están trabajando en el antiguo solar donde se levantó el teatro Bretón.

Santher es la constructora que se quedó tirada al fracasar el proyecto urbanístico de la zona de la fábrica de Mirat para construir viviendas, una zona comercial y espacios verdes.

Perdió la fianza, pero el Ayuntamiento de Salamanca le compensó con el controvertido parking de Garrido (que sigue sin vender las plazas que tanta demanda tenían) y promovió el parking y la residencia universitaria en la plaza de Bretón.

Los obreros trasladando una gran pieza con mucho cuidado.

Un solar ligado a la historia de Salamanca

Con toda probabilidad están apareciendo restos arqueológicos en la zona, ya que mucha de la historia de Salamanca se asienta en estos cimientos de la plaza de San Román. La historia con mayúsculas, por los personajes que vivieron en esta zona y la sentimental, ya que muchos salmantinos vieron en el teatro Bretón su primera película o obra de teatro durante las décadas que estuvo funcionando.

Jesús Málaga en su libro ‘Desde el balcón del Ayuntamiento. Memorias de un alcalde’, explica que la plaza de San Román se resolvió con la creación de dos niveles. El primero a la altura de la iglesia que le da nombre y la torre del convento de Santa Clara, y el segundo a la altura del palacio de los Francos, casa de los Ramos del Manzano. Ambos espacios se comunican por una escalinata y un graderío que salvan los desniveles. También se accede de uno a otro especio a través de una rampa.

Esta preciosa plaza está presidida por el claustro de los Francos, trasladado desde la actual Gran Vía al patio de las Siervas de San José. Las Siervas permitieron a Pablo Beltrán de Heredia dar la vuelta a la fachada del edifico para que los salmantinos pudieran disfrutarla. Con la intervención en el palacio y en la plaza se embelleció el entorno que hoy solo afea el solar del que fuera teatro Bretón.

El Palacio estaba situado en el nº 60 de la Gran Vía. Era una casa señorial como tantas otras que había en Salamanca. En 1917, pasó a ser propiedad de la Orden de las Siervas de San José. Se demolió el edificio pero se conservaron las galerías del patio interior.

La plaza de San Román, con la escalera y la columnata del palacio de los Condes de Franco. FOTOS. ARCHIVO.

En 1977 el Ayuntamiento y las religiosas llegan a un acuerdo para mostrar los restos de la galería, que es lo que hoy puede verse en la Plaza de San Román.

Son 16 columnas de granito por planta, con una estructura adintelada que forma parte de un total de cuatro galerías. Lo que se puede admirar hoy en la plaza de San Román es un lateral. La remodelación de la plaza es de 1985 y corrió a cargo de los servicios municipales.

La plaza de San Román es propicia para actividades musicales y culturales. Solo tiene un inconveniente, soporta una continúa agresión de los grafiteros.

Ignacio Carnero en su Callejero Histórico Salmantino cuenta que la plaza de San Román debe su nombre a la parroquia de San Román fundada en 1126, fecha que se conoce porque se cita su nombre en el Fuero de Salamanca, ya que el templo ha desaparecido.

Le debemos la Plaza Mayor

El Palacio del Conde de Francos era de estilo clasicista tardío, se construyó a mediados del s. XVII por Francisco Ramos del Manzanos, nombrado Conde de Francos por Carlos II, catedrático de leyes en la Universidad de Salamanca en 1624.

Tal vez se le pueda considerar el principal representante del Humanismo jurídico en Salamanca, con una influyente obra, puesto que fue titular de diversas cátedras de Leyes desde 1628 hasta llegar a la de Prima en 1641. En 1644 abandonó la Universidad al ser nombrado Presidente del Senado extraordinario de Milán. Hasta su muerte, acaecida en Madrid en 1683, desempeñó cargos en otros Consejos, incluyendo el de Cámara.

La obra escultórica de Fernando Mayoral ubicada en la plaza Poeta Iglesias.

La familia del Conde de Franco fue una de las más importantes de Salamanca, desde 1501 hasta 2013, fecha en la que el actual conde de Francos, Ramón Fernández Madruga, depositó el legado de la familia en el Archivo Histórico Provincial de Salamanca para que ayudase al estudio de la historia de Castilla y León. Como detalle, destacar que el III Conde de Francos, Don José del Castillo y Larrazábal, fue el principal promotor de la construcción de la Plaza Mayor de Salamanca. De hecho, la estatua, obra de Fernando Mayoral, que se puede ver en la plaza Poeta Iglesias refleja al conde de Francos y a Churriguera.

Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. ¿Y Patrimonio donde está? Vivo cerca y veo como una excavadora está levantando todos los restos de edificaciones que había en el solar. ¿Nos vamos a creer ahora que el zorro va a cuidar del gallinero?

  2. Shanter tiene muy buena mano en urbanismo desde antes del largo reinado del despiadado Lanzarote. Cuanta gente se ha visto en la calle, expulsada, ellos dicen desalojada, de su propia casa, para poder acometer sus proyectos urbanísticos.

Deja una respuesta

Botón volver arriba