fbpx
Cosas de la vida

Cómo tener tu baño como el de los hoteles

Gestos como extender una toalla puede cambiar la vida dentro de tu hogar

Los baños son las zonas más delicadas de limpiar de la casa. La constante humedad a la que están expuestos y la utilidad para la que fueron concebidos, hace que el olor no sea el más agradable del mundo. ¿Cómo mejorar esto?

Siguiendo la lógica, primero deberás limpiar de arriba a bajo tu baño, este es el primer paso. No sirve que intentes ocultar el olor con ambientadores o desparramando el típico desodorante: lo que conseguirás es que se incremente el mal olor.

Empezamos. Atiende los espejos, la repisa y la mampara con productos limpiacristales, no seas vago, no vale usar un trapo con agua. Después, cambia las toallas —límpialas con frecuencia, desprenden malos olores cuando están húmedas— y vacía la papelera. En tercer lugar, barre la pelusa de los muebles y del suelo. Como sugerencia, puedes servirte de toallitas de limpieza para baños: úsalas para las partes más delicadas.

La mampara

Al menos para mí, es lo que más me frustra. Nunca quedan limpias del todo y se ensucian muy rápido —se vuelven bastante desagradables cuando las ignoras varias semanas—. ¿Qué hacer? Pues utiliza vinagre blanco mezclado con un poco de agua. Después, incorpora varias gotas de limón y extiéndelo sobre la superficie de la mampara: debe actuar durante 20 minutos.

El inodoro

Aquí un truco para que huela bien. No limpies solo el interior, también céntrate por fuera y la parte inferior —que es la que solemos olvidar—. Pon unas gotas de detergente en la cisterna: cuando tires de ella liberará un aroma que envolverá todo el baño.

Vacía la papelera

Entendemos que vaciarla todos los días es agotador, así que te proponemos lo siguiente: límpiala y vacíala todas las veces que puedas, cuanto más mejor. Y sécala bien, no queremos que aparezcan hongos y moho.

Las toallas

Tenemos la mala costumbre de doblar las tollas después de secarnos tras una ducha. Esto hace que al no estar estiradas, no se sequen bien, y cuando una toalla está húmeda, aporta un olor muy desagradable para el baño. Este truco tan fácil de ejecutar tal vez sea el más importante de todos. Notarás la diferencia cuando empieces a extender las toallas.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba