fbpx
Opinión

Corrompida no, corrupta

Leo en la prensa del día 6 (día del aniversario de nuestra Constitución), una expresión que llama mi atención: «Monarquía corrompida» (versus República). Y pensando en ello concluyo que efectivamente, Monarquía «corrompida» no es lo mismo que Monarquía «corrupta».

Con la primera expresión se da a entender que circunstancialmente un titular de esa Institución, que es también jefatura del Estado, puede caer en la tentación y corromperse, sin que esa contingencia afecte mortalmente a la Institución de la que eventualmente y por turno es titular.

Se alega además que el delito y los pecados no se heredan, lo cual es cierto (¿se heredan con mayor normalidad los productos y rendimientos de ese delito?), y que lo único que se hereda es la Institución libre de polvo y paja. Borrón y cuenta nueva.

Así sería efectivamente si el autor de la corrupción, por muy jefe del Estado que sea o haya sido, respondiera como es debido judicialmente por sus actos, pues como dice nuestra Constitución (y este es un principio básico en cualquier democracia) todos somos iguales ante la ley.

De cumplirse este principio fundamental (sine qua non) en cualquier democracia verdadera, entonces si podríamos hablar de Monarquía «corrompida», en el sentido explicado como degeneración personal e intransferible.

Pero es que nuestro caso es distinto y es más acertado hablar de Monarquía «corrupta», en cuanto que esa Institución, que es jefatura del Estado, lleva adherida de origen la anomalía de su impunidad. Anomalía flagrante, al menos en un Estado democrático, y privilegio del que lo único que puede esperarse es la promoción y el contagio de la corrupción a otros estamentos de la sociedad, como así ha ocurrido.

Que sea importante o no (yo creo que lo es) que la jefatura de un Estado que nos representa a todos y a cuyas órdenes superiores están sujetos poderes muy potentes, sea corrupta o no, y que en caso de corrupción sean enjuiciables sus actos y anulables sus poderes, con la posible elección libre y democrática de otro candidato, ustedes dirán.

Una de dos: o se elimina de nuestra Constitución aquello de que todos somos iguales ante la ley, o se acaba con la impunidad del rey.

O aspiramos a una democracia de verdad, o nos quedamos en un régimen anticuado y pre-democrático.

Una de dos: o se elimina de nuestra Constitución aquello de que todos somos iguales ante la ley, o se acaba con la impunidad del rey.

Por otra parte, y en cuanto que en los hilos de esta madeja aparecen enredados, directa o indirectamente, de manera discreta o manifiesta, otros miembros de la “casa real”, es por lo que con toda propiedad podemos hablar de monarquía corrupta.

La monarquía además como símbolo es nefasto, anacrónico en nuestro tiempo, y contrario a la dignidad humana. Todo ese aparato protocolario de reverencias y genuflexiones perjudica la salud física y mental, y constituye un insulto a la inteligencia que nos entrena poco a poco para la servidumbre.

No es un símbolo de unidad, ni de solidaridad, como no lo es el fraude fiscal y la evasión de impuestos. Y tampoco es un símbolo de Derecho, justicia e igualdad ante la ley, como podemos comprobar por los hechos fehacientes. Es un símbolo de privilegio y prepotencia. Un fósil lamentable en pleno siglo XXI.

Estos días está rodando una imagen de los reyes Magos a cuya comitiva se ha unido un cuarto.

Uno de los reyes Magos (probablemente Melchor) pregunta extrañado: «¿Pero no éramos tres?». A lo que el unido a la comitiva (que intenta pasar desapercibido y de contrabando en su viaje desde Oriente) contesta: «¿Por qué no te callas?».

Pues a eso, a callarnos y tragar, es a lo que el rey emérito nos conmina hoy a los españoles.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. vaya a decirle a los noruegos, suecos, daneses, britanicos, belgas, holandeses, luxemburgueses que sus democracias estan atrasadas y van contra la dignidad humana. Si la republica que vamos a crear es como la de Venezuela o Nicaragua o Cuba… pues en fin dejomoslo como esta.

Deja una respuesta

Botón volver arriba