fbpx
DeportesPortada

Simplemente, Nadal

Cuando solo él creía en sus posibilidades, agota y destroza a Medvedev en Australia para sumar su 21º grande

Cuando casi nadie creía ya en él, cuando solo él creía en sus posibilidades, Rafa Nadal volvió a dar este domingo una lección de pundonor y decidió hacer historia, dándole la vuelta a la final del Open de Australia que tenía perdida.

La víctima fue el ruso Daniil Medvedev, favorito para ganar el primer grande del año. Condición que acrecentó tras darse un paseo en los dos primeros sets y hacernos creer que la cosa estaba hecha, porque a Nadal se le echarían encima los 35 años y su calvario con las lesiones.

Pero en realidad, lo que había hecho el balear era alargar el partido para cansar a un cañonero como el ruso, cabeza de serie número dos del torneo (Nadal era el sexto). Si buscaba el choque frontal con él tenía todas las papeletas para salir trasquilado, así que optó por la paciencia. Cuanto más durara el partido, más aumentaban sus posibilidades de alzar el trofeo. Y el partido duró más de cinco horas (2-6, 6-7, 6-4, 6-4, 7-5).

nadal gana open australia ao
Nadal celebra su victoria en Melbourne. (Foto: Open de Australia)

Otra vez Nadal dejaba al mundo con la boca abierta, sumaba su grande número 21 y se quedaba solo ante la historia, porque esa gesta no la había alcanzado nadie hasta ahora.

Y todavía le queda la bala del Roland Garros para alargar su leyenda cuando se avista ya el ocaso de su carrera, en lo que a posibilidades de ganar un grande se refiere. Que se lo digan a Federer.

Foto: Open de Australia

Solo Djokovic podría amenazar su trono, pero para eso el serbio tendría que elegir entre la gloria o su campaña antivacunas.

Nadal volvió aganar cuando solo él sabía que podría hacerlo, cuando solo él creía en sus posibilidades, dejándonos a todos de nuevo fascinados.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba