General

Cuidado

Los violentos son el enemigo de todos. Debiera estar claro. Los del domingo pasado en Madrid eran el enemigo de los policías a los que agredieron y de los manifestantes que formaban las marchas de la dignidad, cuya noble causa ensombrecieron. Hasta que no entendamos esto no podremos hablar, y en este país nos hace falta hablar, como hablábamos antes de que apareciera aquel político de funesta memoria que decía “sin complejos” cuando quería decir “sin respeto”.

[pull_quote_left]Aquí no vale todo. Se empieza por tirar de la violencia como instrumento para desacreditar y se acaba apelando a las prohibiciones[/pull_quote_left]Los violentos, que son el enemigo de todos, se están convirtiendo estos días en el mejor amigo de algunos, que los utilizan para asustar, los utilizan para desacreditar y los utilizan para atacar, y así nos encontramos con que en lugar de pedirles cuentas a ellos se quiere pedir cuentas a los organizadores de las manifestaciones; nos encontramos con que alguna alcaldesa dotada con el don de la oportunidad aboga por limitar el derecho de manifestación –el mismo día en que el poder judicial dictamina que el proyecto de Ley de seguridad ciudadana viola la Constitución-; nos encontramos con que los trastos que dos dirigentes políticas –la una con mucho pasado y la otra con presunto futuro- se tiran a la cabeza nada tienen que ver con lo que ha ocurrido, y sí con el principio de que aquí vale todo si me sirve de algo.

Cuidado, porque aquí no vale todo. Se empieza por tirar de la violencia como instrumento para desacreditar y se acaba apelando a las prohibiciones. Se empieza apelando a las prohibiciones y se acaba tratando de acallar al pueblo. Se empieza tratando de acallar al pueblo y se acaba atacando la libertad.

Lo dijo hace unos días el maestro Forges mejor de lo que yo puedo decirlo: Cuando hay auténtica política, la violencia está de vacaciones. Que vuelva la política con complejos. No vale invocarla cuando muere un gigante y volverla a olvidar esa misma noche.


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. La violencia que ejerce cierto segmento de la población de la UE hacia determinadas personas como yo que sufrimos el envenenamiento continuo de las consumiciones en bares y restaurantes o que los vecinos nos entran en casa y envenenan la comida no salen reflejadas en ningún medio porque no interesa hablar de ello no sea que se les caiga la careta a «los demócratas».

Deja un comentario

Botón volver arriba