fbpx
LocalPortada

Las terrazas se comen el centro

  • El Ayuntamiento reforma la ordenanza para mantener la saturación en los aledaños de la Plaza Mayor
  • Peatonalizará calles donde se han expandido los veladores
  • IU dice que solo beneficia a algunos empresarios
  • Un anónimo vinculó a Javier Iglesias con la recaudación de 24.000 € entre empresarios de la zona para financiar las primarias del PP

 

El centro de Salamanca se saturó de terrazas durante la pandemia, permitiendo a los hosteleros ocupar amplias zonas ganadas a los peatones y también al aparcamiento para que pudieran mantener su actividad tras el cierre de los espacios interiores.

Una solución provisional que se va a convertir en definitiva gracias a la nueva ordenanza que regula las terrazas en la Plaza Mayor y sus aledaños, sobre todo sus aledaños, que es donde se ha producido una saturación.

No solo podrán mantener el terreno ganado, sino que el proyecto de zonas de bajas emisiones que financiará con fondos europeos convertirá en peatonales algunas de esas zonas, para que sean intocables para algunos hosteleros, como la de Poeta Iglesias (casi triplica su oferta de terrazas) y Plaza del Peso (la cuadruplicará).

La Plaza del Peso.

El PP y sus ediles contratados de Cs sacaron adelante el proyecto de la nueva ordenanza con la abstención del PSOE (que es como darle su apoyo en este caso) y el voto en contra de IU y Podemos.

El equipo de Gobierno asegura que esta reforma se ha consensuado con los hosteleros y las dos asociaciones de comerciantes y que “los peatones ganarán espacio” en el centro, mientras que IU afirma que “solo se beneficia a algunos hosteleros”.

Podemos, por su parte, denunció que no solo se consolida la ocupación desmedida del centro, sino que a partir de ahora no cuentan las mesas y sillas de las terrazas, sino la superficie que ocupan, lo cual puede exprimir aún más a los clientes, apretujándolos para meter más veladores.

En Salamanca hay unas 700 terrazas y el PP ha aprovechado que la ordenanza se tiene que adaptar a la obligación de dejar 1,80 metros de paso para los peatones entre la fachada de los edificios y la terraza para consolidar la saturación de los veladores en el centro.

Para que no se vean perjudicadas les darán más espacio del que tenían (en zonas peatonales y aparcamientos), mientras que fuera de esa zona, en los barrios, solo podrán ocupar aparcamientos los hosteleros que están activos en la actualidad y no se le dará permiso para hacerlo a los que se instalen una vez que en vigor la nueva ordenanza.

En unas zonas de la ciudad se invaden zonas peatonales y en otras, los aparcamientos, como en Van DycK y Plaza del Oeste.

Virginia Carrera, concejala de IU, afirma que con la nueva ordenanza habrá 316 mesas más (con sus cuatro sillas correspondientes) que en 2019 (cuando se inició la reforma de la normativa) en la zona de la Plaza Mayor y aledaños.

Alguna zona, como la de Poeta Iglesias, pasará de tener 75 mesas a contar con 130 con todas las bendiciones. “Ustedes solo se han reunido con la asociación de hostelería exclusivamente y no ha hablado con los ciudadanos”, algo que reconoce sin problemas el propio concejal de Fomento, Urbanismo y Protección Ciudadana, Fernando Carabias.

“En IU no estamos contra las terrazas, sí de que se regalen las calles a algunos hosteleros”, protesta Carrera. “A todos se les regalan ya por no cobrarles la tasa por segundo año (el Consistorio deja de ingresar 400.000 euros solo en la zona centro) y a unos pocos, además, físicamente. Es imposible pasar por algunas zonas donde parecía impensable que se podía poner una terraza”, prosigue.

“Ahora lo hemos normalizado y lo incorporamos a la ordenanza como un derecho y ese terreno se queda parta el hostelero de turno. Sería necesario que hubiera una proporción directa entre los metros que tiene el local y su barra y la terraza que pueden poner”, comenta.

Carabias tuvo que leer la doctrina oficial para justificar el chanchullo que se va a oficializar con las terrazas en los aledaños de la Plaza Mayor, con los enredos propios del PP municipal.

Afirma que la ordenanza incluye a las terrazas de la Plaza Mayor (que tendrán que llevar el mismo mobiliario) así como nueve plazas y 8 calles de los alrededores. “Hay tres plazas y dos calles más de las previstas en el texto de la nueva ordenanza de 20219, por eso hay más mesas y terrazas que en la anterior”, dijo, a lo que la concejala de Podemos, Carmen Díez, replicó que “esperaba que dijera algo así”, antes de ponerlo en evidencia. “Hay más mesas porque hay terrazas a las que les han dado más metros cuadrados”, le espetó antes de señalar que en la zona de Poeta Iglesias ocuparán 170 metros cuadrados y 55 mesas más que antes.

Luna de miel

Además, la nueva ordenanza deja sentadas las bases para que el equipo de Gobierno pueda actuar con arbitrariedad si se acaba la luna de miel con determinados hosteleros, a los que podrá decir que lo que hoy es beneficioso para los salmantinos y la economía local, se ha convertido en una molestia y le hace la vida imposible.

La ordenanza lo refleja de esa guisa: “Para la concesión y revisión de las licencias se tendrá en cuenta evitar o minimizar las posibles molestias derivadas de su existencia, ubicación o explotación”, algo que ahora mismo permitiría revisar buena parte de los veladores de los aledaños de la Plaza Mayor.

Curiosamente, este trato de favor hacia determinados hosteleros de la zona se produce cuando ha trascendido que un anónimo envió un comprometedor escrito al juez que instruye la causa sobre la posible financiación ilegal del PP salmantino en las primarias de 2017 que llevaron a Mañueco a la presidencia regional del partido y, de ahí, a la presidencia de la Junta.

Ese anónimo describía el presunto modus operandi del PP para manipular las primarias y cómo el presidente provincial del partido, Javier Iglesias, habría dicho al grupo que presuntamente organizaba la operación, que hablaría con algunos empresarios de la Plaza (y alrededores) para sacar los 24.000 euros que faltaban para actualizar las cuotas de los afiliados morosos con el fin de que pudieran votar en el proceso.

La normativa que regulará las terrazas del centro se tramita en paralelo a la ordenanza general de las terrazas en el conjunto dela ciudad. Carabias dijo que “en ambos proyectos se ha pretendido que los principios rectores sean la defensa de los derechos de los salmantinos y visitantes a disfrutar del máximo espacio posible de nuestras plazas y calles, manteniendo el equilibrio entre este derecho y la enorme importancia que la actividad hostelera tiene sobre la economía local. Queda claro que para el Ayuntamiento lo primero son los salmantinos y hemos buscado mejorar el espacio disponible para las personas”, y olé.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. que verguenza, los ciudadanos creiamos haber conquistado espacio en las calles y los que realmento lo han conquistado con los tabernero

Deja una respuesta

Botón volver arriba