fbpx
Jesús Málaga

Calles iluminadas

En 1982, otras muchas calles conocieron nueva iluminación. Unas a la vez que se urbanizaban, otras en las campañas de la operación asfalto en los veranos, o cuando la iluminación se emprendía como obra solitaria para una avenida o una zona. Este fue el caso de las calles Alicante y Fuengirola, los barrios del Rollo y Prosperidad.

Después fueron desfilando otras calles situadas en Vidal, Puente Ladrillo y Pizarrales, que estaban muy necesitadas y cuyos vecinos reclamaban más luz pensando en la seguridad para los viandantes. En algunos de estos barrios se colocó la nueva iluminación, pero tardamos un año en ponerla en funcionamiento. Los problemas burocráticos y la falta de entendimiento con Iberdrola provocaron las demoras.

En Vidal, que antes de la iluminación parecía la boca del lobo, se instalaron 67 puntos de luz repartidos por 14 de sus calles. 35 pusimos en cinco vías de Pizarrales, 34 en cuatro calles del Puente Ladrillo y ocho farolas más en la Ronda del Corpus. El problema surgió de inmediato, todos los barrios querían que se cambiaran sus instalaciones de luz por las nuevas. Al no poderse abarcar toda la ciudad a la vez, se produjeron desavenencias entre la Corporación y algunos dirigentes vecinales.

En el verano de 1985 llegó el momento del cambio masivo de luminarias, se invirtieron cincuenta millones de pesetas para renovar las redes de alumbrado en 16 zonas de la ciudad. Se redactó un plan de actuación por la Delegación de Obras del Ayuntamiento.

Se realizaron dos tipos de intervenciones, reparaciones de los puntos de luz ya existentes, sustituyendo las bombillas por otras de más potencia e iluminación, y la instalación de nuevas redes. Así conocieron la luz las plazas del Mercado, Ángel, Corrillo y Poeta Iglesias y los alrededores de la Plaza Mayor, Gran Capitán, Charca de Capuchinos, Arapiles, Ramón y Cajal, Barrio del Carmen, paseo de la Estación, Padre Cámara, paseo de la Alamedilla, paseo de San Antonio, Fray Luis de Granada, Mateo Hernández, Úrsulas, Domínguez Berrueta y Plaza de los Bandos. Todos estos proyectos fueron redactados por la oficina de Ingeniería del Ayuntamiento.

Después vinieron otros muchos proyectos que poco a poco hicieron desaparecer las zonas oscuras de la ciudad. Ya llevo años que al llegar desde Madrid no observo ninguna diferencia en cuanto a luz se refiere entre la iluminación de la capital de España y la de Salamanca.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba