Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Opinión

Los ecologistas solicitan documentación sobre el robledal de Robleda

El robledal de Robleda. Fotografía. Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca.

Comunicado: Ocultación de documentación ambiental en la Junta

El pasado mes de febrero el Servicio Territorial de Medio Ambiente autorizó una tala abusiva de robles centenarios en la Dehesa de Arriba de Robleda. Este colectivo ecologista denunció ante la opinión pública, la Junta de Castilla y León y el ayuntamiento de la localidad esta práctica insostenible en una zona natural protegida.

La tala de robles centenarios, se debería amparar en documentos de planificación como los planes de ordenación montes del Rebollar y en concreto del paraje Dehesa de Arriba de Robleda. Se entiende que los documentos de planificación regional de montes son instrumentos técnicos que emanan del Plan Regional de Montes y que sirven de base técnica para la gestión de los bosques naturales. Por lo que es evidente que los documentos de planificación deben de tener un carácter público para que los agentes sociales y medioambientales puedan ejercitar el derecho a la información que en materia de medio ambiente reconocen tanto el Tratado de Aarhus, firmado por España, como las Directivas Europeas y la propia ley, emanada de ellas, Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente.

Pues bien, este colectivo solicitó copia de la primera revisión del Plan de Ordenación del Monte Dehesa de Arriba de Robleda, el pasado 21 de febrero, tanto ante el servicio territorial de Medio Ambiente como del Portal de Transparencia. Ambos organismos han dado la callada por respuesta. La consejería de Medio Ambiente está practicando una labor de oscurantismo ocultando información y documentos que deberían de ser públicos, quizá por miedo a que la sociedad descubra que su gestión del bosque contradice los informes técnicos en los que se basa.

Pero es que lo que resulta aún más paradójico, por no decir cínico, es que el propio Portal de Transparencia de la Junta de Castilla y León al que se le solicitó dicha información ha utilizado la táctica retrógrada y de opacidad del “silencio administrativo negativo”. Pues no sólo se niega a remitir la documentación solicitada, si no que además, en un cínico ejercicio de opacidad y oscurantismo, ni siquiera contesta a nuestra petición motivando las razones de su negativa a facilitar la información requerida, tal y como establecen las leyes de transparencia del Estado y de la propia Comunidad Autónoma.

Al final hemos de entender que la creación de los portales de transparencia, aparte de por obligación legal surgida a raíz de la pérdida de credibilidad de las instituciones, afectadas por prácticas generalizadas de corrupción y oscurantismo, que puso en evidencia el movimiento ciudadano del 15M en 2011. La Junta ha creado el Portal de Transparencia para hacer bueno el dicho de: “dime de qué presumes, y te diré quién eres.

Por. Ángel Sánchez Corral, del Comité Antinuclear y Ecologista de Salamanca. 

Deja un comentario

No dejes ni tu nombre ni el correo. Deja tu comentario como 'Anónimo' o un alias.

Te recomendamos

Buscar
Servicios