fbpx
Jesús Málaga

La iluminación de Monumentos

JESÚS MÁLAGA: ‘Desde el balcón de la Plaza Mayor’ (Memorias de un alcalde)

La iluminación de monumentos es la mejor tarjeta de presentación de nuestra ciudad. Es un espectáculo recorrer las calles del Barrio Antiguo cuando sus monumentos se iluminan en la oscuridad de la noche. Al año siguiente de nuestra llegada al Ayuntamiento se estrenó la nueva iluminación artística de la plaza Mayor.

Iluminamos los pequeños monumentos, no solo los grandes. En 1981 fueron los Dominicos, las Dueñas, Santo Tomás Cantuariense y Calatrava los que lucieron sus galas en la noche salmantina. En las Ferias de 1982 se iluminaron un gran número de edificios monumentales por cinco millones y medio de pesetas: Úrsulas, Veracruz, Casa de las Muertes, Colegio Mayor del Arzobispo Fonseca, Universidad, Patio de Escuelas y rectorado, en la calle Libreros.

A los pocos días de la inauguración de la iluminación artística, en septiembre de 1982, los gamberros destruyeron los focos de varios monumentos y desviaron las lámparas hacia otro lado, contrario al que tenían inicialmente.

Calatrava, Santo Tomás Cantuariense, San Blas y Úrsulas se vieron atacados por los perdigones de una escopeta de aire comprimido de un desaprensivo. Estos actos de vandalismo hicieron perder dinero al Ayuntamiento y belleza a la ciudad. He comprobado que los gamberros suelen actuar contra lo que consideran novedoso. Por eso el peligro es mayor durante la primera semana después de la inauguración de algo. Pasado ese tiempo, el iconoclasta se acostumbra y pierde para él la atracción fatal que le lleva a emprender la destrucción de lo nuevo.

La Purísima y San Benito se iluminaron con motivo de la visita a Salamanca del Papa Juan Pablo II. Un millón de pesetas costó la inversión. El Papa pasó junto a los citados templos en su recorrido por la ciudad.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba