fbpx
Opinión

Cuidados respiratorios: #ningunhospitalsinUCRI

Las Unidades de Cuidados Respiratorios Intermedios (UCRIS) son unidades hospitalarias que permiten atender a los pacientes respiratorios graves sin necesidad de ingresarlos en la UCI.

Este tipo de unidades, que venían desarrollando lentamente los servicios de neumología en los hospitales españoles desde hace años, han recibido un impulso importante durante la pandemia Covid, en la que han demostrado ser indispensables para garantizar la atención a los pacientes respiratorios graves: han salvado muchas vidas, evitado muchos ingresos en la UCI o facilitado altas más tempranas cuando las UCIs estaban saturadas,y han ofrecido una asistencia respiratoria segura a menor coste.

La Sociedad Española de Neumología (SEPAR) propone a las administraciones sanitarias que todos los hospitales de tercer nivel (Salamanca, por ejemplo) deben tener una UCRI estructural y ha puesto en marcha la campaña #ningunhospitalsinUCRI. Una campaña que llegará a Salamanca en septiembre u octubre próximos con actos científicos y de divulgación.

La diferencia entre una UCRI funcional y una UCRI estructural es que la primera funciona sin una estructura estable, con menores recursos técnicos y humanos y una UCRI estructural es una forma organizativa estable y consolidada que cuenta con recursos propios durante veinticuatro horas al día.

El hospital de Salamanca cuenta con una UCRI funcional que ofrece excelentes resultados en salud gracias a las neumólogas encargados de este tipo de asistencia, pero es preciso dar un salto adelante con la creación de una UCRI estructural que garantice los cuidados necesarios a los pacientes crónicos que puedan necesitarlo (pacientes con EPOC, enfermedades pulmonares intersticiales, ELA y otras enfermedades neurodegenerativas,..),  a pacientes con enfermedades agudas y que precisan soporte ventilatorio y también a pacientes que sometidos a procedimientos pulmonares quirúrgicos complejos y que precisen soporte ventilatorio en el postoperatorio.

LA SEPAR ha elaborado un documento de recomendaciones profesionales al respecto y estima que una unidad de estas características pude suponer un ahorro de 500.000 euros anuales. SACyL ha elaborado también un excelente documento acerca de los requisitos que deben cumplir estas unidades, los recursos que debe tener y el coste que supone su implantación. Ambos documentos coinciden sustancialmente en la excelencia e interés de estas unidades. Ahora, y a pesar de la limitación de recursos económicos, el siguiente paso debe ser llevar a la práctica la creación de UCRIs estructurales en todos los hospitales de Castilla y León, de diferente complejidad en función del nivel del hospital que se trate, y por lo que a Salamanca se refiere, una UCRI adaptada a las necesidades actuales y futuras del hospital.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba