fbpx
Provincia

«El sábado caía ceniza y parecía que nevaba»

Emilio Hernández, vecino de Maíllo, relata que a sus 84 años y, viendo muchos incendios en su vida, ninguno fue como el que ha se ha producido este mes de julio en la Sierra de Francia

“Yo creía que era niebla, hasta que vi a un vecino y me dijo que era fuego”, cuenta Emilio Hernández, vecino del Maillo que a sus 84 años de edad no ha conocido un fuego como el que ha asolado la Sierra de Francia durante una semana y que ha tenido en vilo también a los vecinos de los otros pueblos afectados por el incendio Morasverdes, Tenebrón, Monsagro y Guadapero. “Hay pueblos a pocos kilómetros que los evacuaron, pero por el humo del incendio”, apostilla Emilio Hernández.

Por: Lucía Almaraz

El pasado jueves 11 de julio, a sobre las 22.00 horas aproximadamente comenzó el fuego en los montes cercanos al pueblo El Maíllo. Un estacazo para todos los vecinos del municipio. El fuego iniciado por un rayo en El Ladrillar, se fue extendiendo hasta llegar a El Barceo, El Pinarejo, La Ribera y Los Longos de Moresna, alrededores de El Maíllo.

“El sábado caía ceniza y parecía que estaba nevado, se veía por la ventana y parecía que nevaba” apunta Emilio Hernández. Además, comenta que los vecinos no han podido poner de su parte para mejorar la situación de sus montes ni de los pueblos de alrededor: “Los más jóvenes estaban preparados para ir a apagar el fuego, no los has dejado”.

Emiliano Hernández, vecino del Maíllo.

La Brigada de Incendios Forestales del propio pueblo ha sido la que se ha encargado de sofocar las llamas que azotaban al municipio. La base aérea ha estado amenazada, pero: “el fuego se habrá quedado a un par de kilómetros de aquí”.

“Me da mucha pena ver el monte así, había árboles de más de cien o más de doscientos años… Yo conozco muy bien el monte, desde bien joven”, añade Emilio Hernández.

La desazón de los vecinos no les frena, pues muchos de ellos reclaman ayuda por redes sociales. Emilio Hernández asegura que no tiene miedo. «Estoy tranquilo pudiendo quedarme en mi casa”.

También recuerda que antes las cosas no eran así, que se ha mejorado mucho. «En mis tiempos, los apagábamos a mano, la gente del pueblo. Tengo 84 años y he visto muchos incendios, pero ninguno como este. Ya se está poniendo mucho mejor, aunque siguen pasando muchos aviones”, concluye.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba