fbpx
Castilla y León

La Junta habla ahora de incendios intencionados sin dar pruebas

Surgen tres fuegos de gravedad este domingo en Ávila, Burgos y Zamora

Castilla y León sufrió este domingo nuevamente tres incendios forestales de gravedad en un día especialmente adverso por fuertes vientos cambiantes y muy altas temperaturas en las provincias de Ávila, Burgos y Zamora. La Junta dice que al menos dos de ellos son intencionados, sin aportar pruebas que sustenten su argumento.

«Los primeros indicios indican que los incendios no son espontáneos, sino que estaría la mano del hombre detrás, de forma intencional e imprudente, en lugares y día de tan extrema peligrosidad», dice el Ejecutivo regional.

El operativo está prioritariamente realizando las labores de protección de la población y de las localidades amenazadas por el fuego ante la virulencia de las llamas, que impiden su ataque directo, avanzando su extinción en aquellos puntos en que es posible.

Se trata de un incendio en San Juan de la Nava (Ávila), otro en Quintanilla de Coco (Burgos), que ha llevado a desalojar a Carazo, Villanueva de Carazo, Hacinas, Santo Domingo de Silos y Santibáñez del Val, y el tercer incendio es en Vegalatrave (Zamora), que ha obligado a desalojar Losacio y Olmillos. No se descartan nuevos desalojos de poblaciones por seguridad.

«Nos queman la Comunidad»

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, denunció  la actuación presuntamente criminal de quienes están provocando incendios forestales en Castilla y León en una jornada con altas temperaturas y fuertes vientos, tras lo ocurrido semanas atrás, en las que hubo también fuegos intencionados. «Nos están quemando la Comunidad», dijo en declaraciones a Ical.

«Hay personas que quieren acabar con Castilla y León, quieren incendiar la Comunidad», afirmó el titular de Medio Ambiente quien expresó su enojo con que en una jornada como la de este domingo se hayan vuelto a producir incendios provocados presuntamente, según los primeros indicios, como el de San Juan de la Nava (Ávila) o el de Vegalatrave (Zamora), si bien en el caso de Burgos el origen podría ser una «imprudencia» por una actividad no permitida.

En concreto, Suárez-Quiñones indicó que el incendio de San Juan de la Nava se produjo en un lugar donde ya ayer se intentó prender fuego y donde las llamas se sofocaron, por lo que consideró que este foco, declarado de nivel dos, sería presuntamente provocado por la mano del hombre.

También, el consejero expuso que el incendio de Vegalatrave se ha producido a la orilla de una carretera en una zona próxima a Losacio (Zamora), donde se registró un grave incendio hace una semana. Esto le lleva a pensar, de acuerdo a los indicios, que sería provocado. Además, apuntó que el de Quintanilla del Coco pudo deberse a una «imprudencia» por una actividad que no estaría permitida cuando se practicaba.

En ese sentido, Suárez-Quiñones hizo un llamamiento a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para que incrementen la vigilancia sobre las zonas donde ya se han producido incendios forestales, así como a la población para que colabore en esas tareas ante este «desafío», con el fin de evitar incendios como los que se ha producido este domingo

Evolución

El operativo contra incendios de Castilla y León, afirmó el consejero de Medio Ambiente, está priorizando la protección de las personas, las viviendas y las poblaciones, puesto que en la mayoría de los casos las condiciones no permiten hacer ataques contra las llamas en el medio natural. En el caso de Ávila, indicó que una de las lenguas se dirige hacia una zona ya quemado y que la otra, podría atajarse, puesto que se encamina hacia un área de pastos, lo que aporta menos combustible.

Además, Suárez-Quiñones señaló que se está trabajando en las labores de control del incendio de Vegalatrave (Zamora), si bien confió en que las temperaturas y el viento disminuyan para facilitar la actuación del operativo de extinción de incendios.

En el caso del fuego de Quintanilla del Coco, el consejero apuntó que es «muy virulento» debido a la intensidad del viento que sopla en la zona lo que hace imposible que los medios de extinción puedan hacer ataques contra las llamas. De esta forma, aseguró que se esfuerzan proteger las casas y los pueblos, así como a las personas, a la espera de una «ventana de oportunidad» esta noche, cuando se espera que las rachas disminuyan de forma notable. Para ello, ya están preparados los bulldozer, con el fin de hacer una perimetración del incendio.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba