fbpx
Castilla y León

72.000 has calcinadas en los cinco grandes incendios sufridos en CyL

Suárez-Quiñones apunta a extremas condiciones meteorológicas como la causa del episodio de incendios más virulento de la historia de la Comunidad

Juan Carlos Suárez-Quiñones, consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, argumentó este lunes que las extremas condiciones meteorológicas han provocado en el último mes el episodio de incendios más virulento de la historia de la Comunidad, a la vez que cifró en más de 72.000 las hectáreas que han ardido en los cinco grandes incendios: Sierra de la Culebra y Losacio (Zamora), Monsagro (Salamanca), Montes de Valdueza (Ponferrada), Navafría (Segovia) y Cebreros (Ávila).

ICAL. En su intervención ante la Comisión de Medio Ambiente de las Cortes de Castilla y León, Súarez-Quiñones argumentó que estos episodios excepcionales han provocado incendios en todo el Mediterráneo occidental con unas condiciones desconocidas por la variabilidad de los vientos, las altas temperaturas, la sequedad de los combustibles forestales y la dificultad de extinción que traían aparejadas.

En el caso concreto de los incendios que se desataron en la Sierra de la Culebra, Suárez-Quiñones indicó que se produjeron en un marco de condiciones meteorológicas muy adversas, con tormentas eléctricas sin precipitación, a las que se unieron las propias características del terreno, en el que la baja humedad del combustible fino muerto facilitó la consolidación de los diversos focos iniciales.

Así, relató que a partir de las 19.48 del día 15 de junio y durante las primeras horas de la noche se identifican al menos 14 incendios provocados por rayos en la provincia de Zamora, de ellos once en la Sierra de la Culebra. El consejero explicó que en la primera noche del gran incendio intervinieron un total de 309 personas, de los cuales 243 correspondían a la Junta. No obstante, las condiciones meteorológicas, incluso durante las noches, provocaron longitudes de llama y velocidades de propagación extremas, que mantuvieron ese y otros incendios fuera de las condiciones que permiten su extinción.

En estas condiciones, el consejero recordó que los medios aéreos no pueden actuar sobre las llamas debido a la densidad del humo y los medios de tierra tampoco pueden actuar por el potente poder calorífico desprendido. Este comportamiento es el que justifica que el incendio sobrepasase algunas infraestructuras y obstáculos naturales que en condiciones normales habrían detenido el avance del incendio, como la carretera nacional N-631 a la altura de Otero de Bodas, la línea de ferrocarril de alta velocidad Madrid-Orense o el embalse de Nuestra Señora del Agavanzal a la altura de Villar de Farfón, con hasta 500 metros entre orilla y orilla, siendo varios saltos. “En estas circunstancias, es evidente que cualquier línea cortafuegos en el monte resulta incapaz de contener el avance del incendio en tales condiciones”, aseveró.

En todo momento se priorizó la defensa de las poblaciones e infraestructuras principales, lo que tuvo como efecto una más rápida evolución del incendio. No obstante, y pese a lo infructuoso del trabajo en muchas ocasiones, el consejero “destacó el gran trabajo realizado por los medios del operativo de extinción. Hicieron una labor muy efectiva en los periodos y en las zonas en las que el incendio se mostró dentro de los umbrales de la capacidad de extinción”.

Los incendios de la Sierra de la Culebra afectaron a territorio de 14 términos municipales de la provincia de Zamora, motivaron la evacuación de 24 núcleos de población amenazados por el fuego, el corte de nueve carreteras, dos de ellas nacionales, y de dos líneas de tren, una de ellas el AVE. La superficie total quemada asciende a 24.737 hectáreas, de las que 15.221 corresponden a superficie forestal arbolada.

Otros incendios

Además, también se refirió a los otros grandes incendios que han afectado a la Comunidad. Así, en el del Monsagro (Salamanca) la estimación de superficie total quemada asciende a 8.622 hectáreas, de las que 4.432 fueron corresponden a monte arbolado.

En el fuego de Navafría (Segovia), que comenzó el día 15 julio, ardieron más de 893 hectáreas, de las que 361,27 fueron de monte arbolado. Además, el fuego de Losacio (Zamora), iniciado el 17 de julio por un rayo, afectó a 17 términos municipales y quemó 31.473 hectáreas, de las que 10.707 son de monte arbolado.

El mismo día que el incendio de Losacio, también se declaró otro fuego en Montes de Valdueza (Ponferrada), que afectó a tres municipios y arrasó 1.707 hectáreas, de las que 528 fueron monte arbolado.

El quinto gran incendio se inició el sábado 16 de julio, a las 15,15 horas en las inmediaciones de Cebreros (Ávila). Las investigaciones en curso sitúan su origen en una colilla. El fuego afectó a tres términos municipales: Cebreros, Hoyo de Pinares y San Bartolomé de Pinares, mientras que la superficie quemada fue de 4.699 hectáreas de las que 3.394 son arboladas.

El año más devastador

El consejero también indicó que 2022, con menos de siete meses transcurridos, es el año más devastador por superficie quemada en España en las dos últimas décadas. Así lo indican los últimos datos del Sistema de Información de Incendios Forestales Europeos (EFFIS), según los cuales desde enero, en nuestro país, se han quemado 200.371 hectáreas, lo que supone que en los últimos seis meses el fuego ha arrasado en nuestro país tanta superficie como en todo el año 2012, que hasta ahora era el peor año de la serie, lo que hace que sea la mayor cifra registrada en un año desde el inicio de la serie histórica.

Recuerdo

En su intervención, el consejero también tuvo un recuerdo especial para Daniel Gullón Vara, manguerista de la Junta, fallecido en acto de servicio mientras realizaba labores de extinción en el incendio de Losacio, miembro del operativo autonómico de lucha contra incendios forestales, así como a Victoriano, el ganadero fallecido intentando poner a salvo su ganado en el incendio de Zamora. Además, del pésame a sus familiares, también envió un mensaje de ánimo y fuerza, a los hospitalizados, que evolucionan favorablemente.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba