fbpx
Opinión

La bomba de Dios

En 1945, mientras este día nacía -6 de agosto-, murió Hiroshima.

En el estreno mundial de la bomba atómica, la ciudad y su gente se hicieron carbón en un instante.

Los pocos sobrevivientes deambulaban, mutilados, sonámbulos, entre las ruinas humeantes. Iban desnudos, y en sus cuerpos las quemaduras habían estampado las ropas que vestían cuando la explosión. En los restos de las paredes, el fogonazo de la bomba atómica había dejado impresas las sombras de lo que hubo: una mujer con los brazos alzados, un hombre, un caballo atado.

Tres días después, el presidente Harry Truman habló por radio.

Dijo: “Agradecemos a Dios que haya puesto la bomba atómica en nuestras manos, y no en manos de nuestros enemigos; y le rogamos que nos guíe en su uso de acuerdo con sus caminos y sus propósitos”.

En recuerdo de aquel 6 de agosto en homenaje a las víctimas y porque la bomba, 14.000 bombas, están preparadas por si a alguien «le apetece» usarlas.

Por: Eduardo Galeano

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba