fbpx
LocalPortadaSucesos

El asesino de Garrido sabía lo que hacía

El fiscal reitera al jurado que debe decidir sobre el caso que todas las pruebas demuestran la culpabilidad del procesado sin atenuantes

El juicio por el crimen de Garrido llega a su cuarta y definitiva jornada este viernes, con la exposición de las conclusiones. Allí, tanto el Ministerio Fiscal, como la acusación particular y la defensa han coincidido en el hecho de que Emilio D.Y. es el autor del crimen. Sin embargo, mientras que los dos primeros se muestran contrarios a la aplicación de atenuantes en la condena, la defensa apela al estado mental del acusado para solicitar una pena más reducida.

“El acusado, en pleno uso de sus facultades, disparó sobre las víctimas, que estaban en situación de absoluta indefensión. Contaba con plena capacidad de entender y querer. Las pruebas lo demuestran”. Con estas frases se podría resumir la exposición del fiscal en la sesión de este viernes en la Audiencia Provincial de Salamanca.

En este sentido, ha querido recordar todas las pruebas y testimonios que inculpan a Emilio D.Y. como el responsable del crimen de Garrido, que se saldó con un hombre muerto y una mujer herida grave que aún sigue arrastrando graves secuelas.

Además, el fiscal ha insistido en varios argumentos para que la pena, de 36 años de prisión, solicitada para el acusado no se vea reducida. En primer lugar, ha apuntado al “recuerdo selectivo de Emilio”, añadiendo que “solamente se acuerda de lo que le interesa y se olvida de lo que le puede perjudicar”. Frente a ello, a destacado el testimonio de Belén, la víctima, que es “sincero” y “no recuerda muchas cosas debido a sus circunstancias y las secuelas que arrastra”.

Por otro lado, ha vuelto a relatar lo sucedido el día del crimen. Así, ha puesto el foco en todas las pruebas y testimonios, que inculpan al acusado como el “responsable de los hechos”. También ha destacado varias cuestiones como que Emilio “ha reconocido que llevaba el arma”. Por todo ello, ha insistido en que “no hay ninguna duda sobre la culpabilidad del acusado”, que disparó “por la espalda, sin advertencia previa y sin posibilidad de defensa” por parte de las víctimas.

En cuanto a los posibles atenuantes que podrían suponer una reducción de la condena, el fiscal se ha mostrado contrario a todos ellos. Por un lado, considera que no puede aplicarse “el atenuante de la reparación del daño” porque pese a que el acusado haya dicho que quiere destinar sus bienes a dicho fin, “es algo falso. Porque es algo que ha podido hacer hasta ahora, pero no lo ha hecho”.

La “capacidad de entender y querer” ha sido otra de las cuestiones fundamentales. Así, en caso de haber una “intoxicación plena o semiplena”, podría haber una “supresión o reducción a la mitad de la condena”. Sobre ello, el fiscal también se ha mostrado en contra, alegando que “no había intoxicación”, y pese a que hubiera “tomado alcohol, no le afectó a la capacidad de entender y querer”. Aquí también ha mencionado el informe de los médicos forenses, que dejaba claro que “en el momento de los hechos estaba en el pleno uso de sus facultades”.

Desde la acusación particular también mantienen su petición de 41 años y 6 meses de prisión para Emilio D.Y., porque “él sabía lo que hacía, y lo hizo”. Así, el abogado de la acusación ha argumentado que “no hay intoxicación plena ni semiplena”, por lo que ha rechazado los posibles atenuantes por este motivo. Tampoco se ha mostrado a favor del atenuante de reparación del daño.

Finalmente, el abogado de la defensa ha reconocido que “las pruebas son evidentes” e indican que “sí” ha cometido el delito. “La cuestión son las condiciones”, ha añadido, mencionando cuestiones como “las circunstancias personales”, el “trastorno mental”, o el consumo de “cocaína y alcohol” por parte de Emilio. Además, ha modificado su petición inicial de la condena, rebajando de 2 años a 1 la pena por el delito de tenencia ilícita de armas, debido a que “el número de serie de la pistola no se ha podido comprobar”.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba