Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Opinión

El país que se quiere

Cada cual, a su país con territorio, costumbres y estado soberano, lo quiere amplio, luminoso y próspero; admirado y exaltado por propios y extraños. A quienes lo habitan los desea generosos, amables y fuertes, formando una gran familia. Lugar para amar, mirar de cara y la tierra limpia de malas hierbas. País de hombres y mujeres iguales, de nadie marginado, palpite la vida y amanezca para todos. En eso estamos, pese a que algunos nos quieran rotos y amedrentados.

Nadie quiere un país en que haya quienes disponen de él como propio, se trate diferente según su condición, estado y opinión, sean excluidos los discrepantes y se prive de decir la verdad. Los que hacen oficio de su sed de poder y se embarran en gloria vana son el pasado de un país desaparecido en el que ya no caben ni mansedumbre ni sumisión. No ocurrirá que se vaya para atrás. Vivimos en un país constituido en libertad y con derechos a prueba de caudillos.

País hecho por ascendientes y descendientes, abierto a comprender e integrar al hábil y al torpe, al listo y al lelo, el valor y el apocamiento, la virtud y el egoísmo. Todos cabemos en él, cumplidores y despreocupados.  La verdad es que este país nuestro sorprende por su ánimo y energía en salvaguardar la integridad y la ley, ser más acogedor que ninguno y vivir entusiasta, a pesar que abunden los problemas y los haya con autoridad que son opresivos e intransigentes.

Yo percibo nuestro país como una tierra pujante, de trigo que madura, cantos de alegría y gente trabajando satisfecha. Oigo desfallecidos los gritos de los que incitan al enfrentamiento, veo mellados los dientes de los violentos y advierto que a los que insultan con menosprecio y arrogancia les van a menos los aplausos.

Licenciado en Geografía e Historia, exfuncionario de Correos y escritor

1 comentario en «El país que se quiere»

  1. Coincido con el autor en que nuestro país ha madurado mucho y muy de prisa , los agoreros y nostálgicos se sienten derrotados, pues las nuevas generaciones ya no les escuchan coma

    Responder

Deja un comentario

No dejes ni tu nombre ni el correo. Deja tu comentario como 'Anónimo' o un alias.

Te recomendamos

Buscar
Servicios