Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Opinión

La primera vez

Pies de un bebé manchados con arena. Imagen de fancycrave1 en Pixabay

Siempre hay una primera vez para todo y en eso se basa como se vive el resto de la vida. Puede que suene filosófico, romántico o simplemente sean palabras de alguien que aún cree en la libertad de poder ser y estar.

Lo que, sí es de razón, que hay primeras veces que deberían de ser últimas y aquí radica el principio de mucha pérdida de libertades.

También de vulneración de derechos humanos que hoy más que nunca echamos de menos, los que vivimos buscando el bienestar de niños, niñas y adolescentes.

Vivimos tiempos, en los que estamos acudiendo a noticias y hechos impactantes en muchos sentidos, que hace que pensemos en que mundo vivimos y que ejemplos estamos dejando a generaciones que pisan por donde los demás abrimos camino.

Si nos remitimos al acoso escolar, vemos casos como el que ha sucedido en Finlandia, con la muerte de un alumno por parte de otro alumno de tan solo doce años. Se investiga y casi se da por hecho un presunto caso de acoso escolar. No es solo Finlandia, también otros países y el nuestro entre ellos.

Resultados que están en todo tipo de violencia, con aumento en ciberdelitos y con derechos como la integridad física y moral, libertad, privacidad, educación y el derecho a la vida recogido en el artículo 15 de la Constitución Española, vulnerados ante una sociedad que mira para otro lado en muchas ocasiones.

Llegamos a un punto, en que echar la culpa a los demás de lo que no se hace bien, es más fácil que afrontar y aprender de nuestros errores, sin reconocer que nos hemos equivocado y rectificar ante ello. No reconocer el trabajo y el esfuerzo de quienes han estado, deja claro lo que realmente esconde cada uno.

No es fácil, por supuesto que no, pero cuando se trata de vidas humanas y de vulnerabilidad, no podemos equivocarnos de esta manera y seguir adelante como si esto no fuera con nosotros.

Se habla de conciencia social, y sinceramente dudo que mucha gente sepa siquiera que es, porque siempre pensaron en sí mismos y nunca en los demás. No se equivoquen, no se trata de dar lo que sobra, se trata de tener claro que vivir en sociedad conlleva tener derechos, obligaciones y proteger a quienes son vulnerables ante todo ello.

No sigamos cerrando los ojos, no sigan mirando para otro lado, reaccionen y piensen que nadie nace enseñado, que todos somos becarios en esta vida y que derechos no están reñidos con deberes.

Asociación Salmantina Contra el Bullying y el Ciberbullying

Deja un comentario

No dejes ni tu nombre ni el correo. Deja tu comentario como 'Anónimo' o un alias.

Te recomendamos

Buscar
Servicios