Opinión

El padrón

Los datos de empadronamiento son un indicador muy fiable para evaluar los movimientos demográficos que se producen en periodos relativamente cortos.

Sus resultados, que a veces pueden estar condicionados por depuraciones estadísticas, ofrecen una visión general que sí permite observar la tendencia de fondo y, a partir de ella, buscar explicaciones.

En general, está claro que España, Castilla y León y Salamanca pierden población.

Nos morimos con las mismas pocas ganas de siempre y los inmigrantes han perdido las suyas por venir a este valle de lágrimas.

[pull_quote_left]Entre los inmigrantes que se van y los españoles que siguen sus pasos, normalmente jóvenes, España, Castilla y León y Salamanca menguan. No será porque las cosas van muy bien[/pull_quote_left]Los inmigrantes aportaban mano de obra (riqueza y cotizaciones) y, sobre todo, nacimientos, porque aquí la cosa estaba un poco de capa caída. Cuando vinieron se les criticaba desde algunos ámbitos por su acento, sus rasgos, porque petaban la sanidad y la educación y porque eran extranjeros.

Ahora que se han ido, entre unos y otros han triturado esos derechos sociales, nos han frito a impuestos y se empiezan a recortar libertades como penitencia por haber vivido por encima de nuestras posibilidades. A quienes nunca se excedieron en las suyas se les ha hecho una amnistía fiscal y siguen teniéndolo todo bien arreglado para que cuando entren en los juzgados para dar explicaciones por ser tan honorables, se vayan de rositas.

Total, que nos quedamos sin todo eso y sin gente. Sin españoles ni extranjeros. Entre los inmigrantes que se van y los españoles que siguen sus pasos, normalmente jóvenes, España, Castilla y León y Salamanca menguan.

Independientemente de lo que digan los expertos en demografía, no será una señal de que las cosas van muy bien.

 


Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. Si los extranjeros no vienen porque no hay tejido empresarial que los acoja, si los jóvenes que estudian no se quedan y los que nacen aquí se van, el futuro de Salamanca está escrito. Sufrirá el mismo silencio nocturno y sepulcral de los museos cuando se vacían de visitantes hasta el día siguiente.
    La respuesta a la pregunta sobre qué se está haciendo desde los poderes locales y autonómicos para evitar que Salamanca se convierta en el páramo desértico que se anuncia, aparte de mirarse el ombligo de las piedras de los siglos X al XVIII, siempre queda sin respuesta, y son muchos años ya de sopor y negligencias.

  2. http://www.ine.es/prensa/np813.pdf

    En tres años el crecimiento vegetativo de España será negativo. Este es el enlace al documento que así lo asevera del INE.
    Tenemos enfrente un apasionante reto:
    1º.-Frenamos la mortandad.
    2º.-Fomentamos los nacimientos.
    3º.-Invitamos a nuevos pobladores, nuevos colonos, de otras partes de la tierra.

    ¿Qué puedo hacer como ciudadano? ¿Cuál es mi grado de responsabilidad en este horizonte?
    ¿Cuál puede ser mi aportación a la solución? ¿Cuál está siendo mi aportación al problema?.

    En la creencia de que los problemas los resuelven los políticos nuestra actitud es de espera. Pero la situación no espera, sigue avanzando.

    Siempre adelante. («Desde la otra orilla»)

Deja un comentario

Botón volver arriba