EconomíaNacional

La reforma fiscal no dejará títere con cabeza

Los expertos piden acabar con la deducción por vivienda, tributar por los despidos y no proponen nada contra el fraude.El Gobierno tiene ya en sus manos el informe elaborado por el comité de expertos para la reforma fiscal que entrará en vigor en 2015, y que ya estudia el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

El presidente del grupo de trabajo, Manuel Lagares, explicó que en el documento se incluyen más 270 de propuestas para abordar cambios en todas las figuras impositivas y también de las cotizaciones a la Seguridad Social. «No ha quedado títere con cabeza», aseveró. Estas recomendaciones no son vinculantes, y Montoro afirmó ayer que «la pelota está ahora en el lado del Gobierno», que tendrá que analizar el documento de los expertos, valorarlo y presentar la reforma a finales de primavera o principios del verano.

Lagares ha estado acompañado por los catedráticos Pedro Manuel Herrera Molina, Sixto Álvarez Melcón, Rafael Ortiz Calzadilla, Juan Francisco Corona Ramón, Francisco Castellano Real y Maximino Carpio García, así como por el director de Análisis de Política Económica del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, y el profesor Fernando Fernández Méndez de Andes.

Menos IRPF

Más de 19 millones de contribuyentes declaran el Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Los expertos han aconsejado simplificar los tramos, de los siete actuales a cuatro, y suavizarlos para transferir a los ciudadanos más de 9.000 millones en este impuesto. Para ello también se mejorarían las deducciones.

La medida debería entrar en vigor en 2015. El tipo mínimo pasaría a rondar entre el 19% y 20% frente al 24,75% actual. El tipo marginal máximo, del 52% (56% en Cataluña) bajaría al 50% mientras que los trabajadores que ganen menos de 12.000 euros anuales, unos seis millones de personas, estarían exentos de pagar IRPF.

El tipo mínimo del 20% se correspondería con los tres niveles más bajos actuales: del 21% para ingresos de hasta 6.000 euros, del 25% hasta 18.000 euros y del 27% a partir de este límite.

Menos Impuesto de Sociedades

El tipo nominal general del Impuesto de Sociedades es del 30%. Sin embargo, gracias al complicado sistema de deducciones español, el tipo real ronda entre el 10% y 12%. La propuesta de los expertos es simplificar los impuestos que pagan las grandes empresas suprimiendo deducciones a la par que se baja el tipo nominal en dos fases: para las grandes empresas se reduciría este año al 25% y el próximo al 20%, mientras que para pymes se recortaría al 20% y 15%, respectivamente.

Adiós a las ayudas a la vivienda

Horas antes de que los expertos explicasen en el Congreso sus propuestas, el Gobierno ha rechazado varias de sus medidas sobre la vivienda. El comité de sabios plantea introducir en el IRPF un rendimiento presunto sobre las viviendas habituales. Actualmente es del 1,1% sobre el valor catastral o escriturado de las segundas casas del contribuyente. Esta medida ha sido rechazada por el Ejecutivo.

El comité de sabios también plantea eliminar las deducciones ya concedidas de forma progresiva y según las rentas, lo que afectaría a cinco millones de contribuyentes. Aunque la concesión de nuevas deducciones se suprimió en 2013, aplicar esto a los beneficiarios anteriores podría plantear un problema de inseguridad jurídica al país.

Más IVA a través de su reclasificación

Para no sacudir la débil recuperación económica, el incremento del IVA tendría lugar a medio plazo, periodo en el que compensaría una reducción paralela de las cuotas a la Seguridad Social de los trabajadores. El tipo general del IVA, del 21%, podría incrementarse al 23%. Sin embargo, los expertos hacen hincapié también en reclasificar muchos productos situados en el tipo reducido (10%) al general (21%). No obstante, sectores clave como el transporte, el turismo y la hostelería estarían excluidos de esta subida de impuestos.

La comisión también plantea excluir de la reclasificación del IVA a la vivienda, un sector «que no atraviesa por su mejor día», en palabras de Lagares.

Pagar IRPF por las indemnizaciones por despido

El informe aboga por que las indemnizaciones en caso de despido de trabajadores indefinidos, tanto improcedente como justificado por causas objetivas, tributen IRPF.

Los expertos afirman que desde la reforma laboral de 2012, «los despidos basados en causas económicas entran dentro de lo que hay necesariamente que prever cuando se suscribe un contrato de trabajo aparentemente indefinido pero que, inevitablemente, está sujeto en cuanto a su duración a las circunstancias económicas por las que pase la empresa».

Por ello, creen que «las indemnizaciones cuando se perciben por esta causa no deberían estar exentas del IRPF, porque esa pérdida ya está definida».

El informe recoge que «debería suprimirse su exención, pues esa medida reduciría sustancialmente la litigiosidad laboral, que podría quedar reducida casi exclusivamente a las auténticas situaciones de despidos injustificado».

Menos cotizaciones para el empresario

El comité de sabios propone una nueva distribución de las cotizaciones entre empresarios y trabajadores «atendiendo a la experiencia de los países de nuestro entorno», lo que favorecería a los empleadores al pagar menos cotizaciones.

Esta pérdida de ingresos sería compensada con el incremento de la tributación indirecta. Es decir, impuestos especiales e IVA.

Gasolina, tabaco, alcohol

El comité de expertos propone «equiparar el tipo del gasóleo al tipo de la gasolina en el período que se estime adecuado por el Gobierno».

Los sabios también plantean suprimir el Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica, creado con «un fin meramente recaudatorio», a cambio de aumentar el Impuesto sobre la Electricidad.

Asimismo, el Informe Lagares recuerda que el precio del tabaco «está significativamente por debajo» de los vecinos europeos, por lo que propone «incrementos adicionales» de los impuestos, igualando tanto el del tabaco de liar como el de los cigarrillos.

Otra propuesta es crear un impuesto sobre el vino y las bebidas fermentadas, y subir los gravámenes al alcohol para equipararlos con Europa.

Suprimir el Impuesto de Patrimonio

Este polémico impuesto, bonificado hasta casi el 100% por algunas regiones, sería eliminado para fomentar el ahorro. Además, el Gobierno debería realizar «las previsiones legales oportunas para que tampoco pueda ser establecido como impuesto propio por las comunidades autónomas».

Por su parte, el impuesto sobre sucesiones y donaciones se mantendría con una imposición «mínima», en un rango de entre el 4% y el 10%, que discrimine «exclusivamente en función del grado de parentesco».

Respecto al impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos, tributo que se paga por ejemplo al vender coches y viviendas de segunda mano, los expertos apuestan por suprimirlo con la introducción del nuevo IBI, pues supone gravar un bien ya gravado por el IVA.

Suprimir los módulos

Otra medida contemplada en el Informe Lagares es suprimir los regímenes modulares e indiciarios de bases imponibles. Según los expertos, deberían establecerse procedimientos contables simplificados, informatizados y ajustados al sistema de caja para los autónomos de pequeña actividad económica.

Asimismo, el comité de sabios aboga por incentivar la presentación de facturas. Una medida sería, por ejemplo, participar en sorteos al presentarlas.

Copago de servicios públicos

El compendio de propuestas de los expertos también incluye dotar de más capacidad a las comunidades autónomas para establecer «copagos en servicios públicos».

Potenciar el ahorro

Otra medida propuesta para incentivar el ahorro es equiparar el tratamiento fiscal de las cuentas de ahorro a largo plazo con los fondos de pensiones.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba