Local

“Los cuidadores deben adaptarse a cada cambio de comportamiento de la persona”

La terapeuta ocupacional de la Asociación de Familiares y Enfermos de Alzheimer de Salamanca muestras algunas pautas a seguir para cuidar y atender a los enfermos con alguna demencia

Los expertos señalan que la música es una terapia muy importante, teniendo en cuenta que dicen que la memoria musical es lo último que se olvida. ¿Con qué terapias trabajan en la asociación?

V. H. E. La musicoterapia es la utilización de la música y/o de sus elementos, con un usuario o grupo, en un proceso destinado a facilitar y promover comunicación, aprendizaje, movilización, expresión, organización u otros objetivos terapéuticos relevantes, a fin de asistir a las necesidades físicas, psíquicas, sociales y cognitivas. Las actividades que realizamos en la asociación encaminadas a cumplir estos objetivos mediante la música serían las siguientes: Audiciones musicales, cantar canciones, reminiscencias (evocar recuerdos) mediante la música, relajación con música tocar instrumentos y realizar ritmos, bailes visionar musicales, zarzuelas, óperas…

¿Alguna especialmente dedicada a los familiares?

V. H. E. Los familiares participan en la relajación con música y en visionar musicales, actuaciones, zarzuelas, en algunos casos junto a los enfermos.

[pull_quote_left]Es muy aconsejable que las personas con demencia sigan manteniendo las actividades que pueden realizar por ellos mismos para mantener el máximo posible de su independencia el mayor tiempo posible[/pull_quote_left]

¿Cuánta autonomía se le puede dar a un enfermo o debemos sobreprotegerlos?

V. H. E. Las personas con demencia cada día son menos capaces de cuidar de sí mismas. Sin embargo, cada persona desarrolla la enfermedad de su propia manera. Como persona que cuida del enfermo hay que adaptarse a cada cambio de comportamiento y funcionamiento de la persona. Siguiendo estos principios generales podemos darle la suficiente autonomía a la persona con demencia: Prevenir los riesgos, adaptar el ambiente y minimizar el peligro. Es muy aconsejable que las personas con demencia sigan manteniendo las actividades que pueden realizar por ellos mismos para mantener el máximo posible de su independencia el mayor tiempo posible.

¿Qué consejos les da a los familiares cuando ven que su familiar los mira y ya no sabe que los ama?

V. H. E.Realmente lo que ocurre en la enfermedad es un problema de agnosia (no reconocimiento). Muchas veces no saben reconocer quiénes son sus familiares pero les identifican como alguien cercano por lo que es fácil que mantengan el vínculo afectivo sin saber quién es realmente. A los familiares lo que se les dice es que aunque no sepan quién es, reconocen su voz, la manera en la que están con ellos se sienten seguros y cómodos. El vínculo va más allá del reconocimiento. No siempre lo que se da es agnosia o no reconocimiento del ser querido, dependen de factores.

[pull_quote_left]Hacer notar los éxitos de la persona para reforzar su seguridad[/pull_quote_left]

¿Qué pautas le sugiere a los familiares para tratar a los enfermos?

V. H. E.Las pautas que damos a los familiares para tratar a los enfermos son las siguientes: No acercarse por la espalda, para evitar sorprender a la persona (debido a la desorientación que sufre) y así evitar ansiedad y reacciones defensivas. Es preferible que la persona nos vea venir, que nuestra actitud, tono, modo de acercarnos sea apacible. También, hablarles con un tono suave, de forma concreta y sencilla, repitiendo lo que le decimos cuando sea conveniente y mantener el contacto visual, pues ayuda en la comprensión y facilita una buena relación. Por otro lado, ayudar mediante comunicación no verbal. Un gesto puede acompañar a las palabras y hacerlas más comprensibles. Si necesitan ayuda en las actividades de la vida diaria (ir al baño, ducharse, comer ..), antes de realizar cualquier acción con ellos hay que prepararles y explicarles lo que vamos a hacer en cada paso que damos, así evitamos también la ansiedad e irritabilidad que se pueden ocasionar en estos momentos. Evitar enfrentamientos y no forzar nunca las situaciones: no discutir cosas evidentes. Mantener la calma. Hacer las cosas al ritmo necesario adaptado a la persona. No dar prisas. No asumir a priori que la persona es incapaz de realizar una tarea. Hacer notar los éxitos de la persona para reforzar su seguridad. Seguir las rutinas y evitar que las cosas queden al azar. Ser sistemáticos y ordenados. Los cambios de rutinas pueden resultar fatales. No tratarles como un niño, son personas adultas a las que debemos mostrar respeto y comprensión y que necesitan de nuestro cariño.

¿Dónde aconsejan ustedes que viva un enfermo de alzheimer al final de su enfermedad? ¿Por qué?

V. H. E. Al final de la enfermedad las demandas atencionales son excesivas para un solo cuidador, es en estas últimas fases cuando generalmente se requieren mayores recursos atencionales para las personas con demencia y mayor apoyo a las familias. Las familias son las que eligen cómo recibir estos apoyos y recursos. Lo que si podemos decir es que en los centros especializados de Alzheimer contamos con todos los recursos necesarios para dar los cuidados más adecuados a las personas en esta últimas fases de la enfermedad.

 

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba