Local

La terminología cofrade

 

SemanasanteandoEl diccionario de vocablos que rodea a las cofradías y hermandades de Semana Santa traza desde la palabra un universo propio que, sin embargo, suma influencias orientales, medievales, romanas… un todo histórico de aquí y de allá con una sonoridad muy particular que bien merece alguna exploración a fondo. Nos sumergimos en este mar antiguo, ¿te vienes?

 

Dalmaticas Semana Santa.
Dalmaticas Semana Santa.

Dalmática. Esta palabra esdrújula que puede sonarte a dálmata hace alusión al ornamento litúrgico llevado en las procesiones por los portadores de ciriales (cirios), una rica vestimenta que debe su nombre a la región croata de Dalmacia desde donde, siglos ha, se importaba la lana para confeccionar la prenda. Éste es sólo un ejemplo de la rica influencia verbal que soporta el diccionario procesional, lleno, plagado, de curiosidades tan rítmicas al pronunciarse como la propia marcha de los pasos sobre las calles.

Fíjate en esta otra: Clámide, otra esdrújula que hace referencia (y seguimos con el vestir) a una tela normalmente púrpura que cubre a algunas tallas de Cristo. La clámide era una prenda ligera, rectangular en su corte, hecha de lana fina, llevada a modo de capa por los soldados de caballería y efebos (adolescentes) griegos entre los siglos V antes a.d.C y III a.d.C. Fue heredada por los romanos, que la hicieron derivar en su ‘paludamentum’, túnica que vestían sobre la coraza los mandos militares en tiempos de Jesús de Nazaret.

Bocinas Semana Santa.
Bocinas Semana Santa.

Seguimos con la herencia de Roma, ahora a través de las Bocinas. Son éstas símbolos de las antiguas tubas romanas y las portan los nazarenos en las procesiones abriendo el cortejo para anunciar la presencia (y las pautas, la marcha) del desfile; están ricamente labradas y ornamentadas con paños profusamente bordados. Las tubas, en su origen, eran trompetas militares emisoras de señales y designadas a los cuerpos de Infantería de las centurias romanas.

Y, finalmente, el peso de Roma a través del Papa en un emblema a modo de pequeño campanario que distingue a aquellas sedes de hermandades o cofradías que son consideradas basílicas. En los desfiles procesionales puede aparecer ese Tintinábulo, sonora y tintineante palabra, junto al escudo de la hermandad a modo de insignia. En su origen, el Tintinábulo (término que procede del latin ‘tintinnabulum’, campanilla) tenía el uso práctico de anunciar al pueblo de Roma la proximidad del Papa durante las procesiones; aquí, en la Semana Santa, y de este modo, hace referencia a un sólido vínculo con la máxima autoridad católica.

Umbela Semana Santa.
Umbela Semana Santa.

Igual de estrecho que el vínculo que simbolizan las Umbelas, otro indicativo de sede/basílica que se muestra, a modo de especial paraguas abierto (paraguas es umbrella en inglés), en las procesiones; también se le conoce como ‘papilio’, ‘canopeo’ o ‘tabernaculum’. ¿Abierto por qué y para qué? Pues ni más ni menos que para servir de refugio al Papa. Por si pasa cerca, vamos a ver…

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba