PortadaProvincia

Salamanca solo tiene una zona de baño autorizada

Salamanca sólo cuenta con una zona de baño autorizada, es decir, donde está garantizada la salubridad del agua para los bañistas. Es la llamada Río Tormes Puente del Congosto, que está ubicada en la comarca de la sierra de Béjar.

 

Ni la Aldehuela ni la zona del embarcadero en la capital, ni las piscinas naturales de la sierra, ni el pantano de Santa Teresa, ni la laguna de Almendra, ni otras zonas de la ribera están catalogadas como zonas de baño y sus aguas no se someten a los controles periódicos que garantizan las buenas condiciones del agua a lo largo del verano. Zambullirse en esas aguas no tiene por qué ser peligroso, simplemente se ignora su salubridad.

Según informa la Junta, la temporada de baño, como cada año, comienza el 15 de junio y termina el 15 de septiembre. Dentro de los 15 días anteriores al inicio de la temporada, se debe tomar una muestra de agua fuera del calendario de control, que se llevó a cabo el pasado 9 de junio.

En el calendario de control durante la temporada 2014 se han establecido ocho fechas para la inspección de la zona y análisis de la calidad del agua (16 y 23 de junio; 7, 21 y 28 de julio; 4, 11 y 25 de agosto).

Las inspecciones

De ellas, tres ya se han hecho efectivas, con resultados analíticos dentro de lo permitido por la legislación vigente (calificación de agua apta para el baño). Tras el análisis, el Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social comunica el resultado analítico obtenido en cada muestra y su valoración a los Servicios Oficiales Farmacéuticos responsables de la inspección y el control y al ayuntamiento correspondiente, en este caso el del municipio de Puente del Congosto, para que a su vez este Ayuntamiento informe a los bañistas sobre la aptitud de las aguas para el baño, mediante la colocación del correspondiente cartel indicador y demás medios de comunicación que estime pertinentes.

La aptitud del agua para el baño viene determinada, en primer lugar, por el resultado de la inspección visual, en la que se valora transparencia del agua y existencia de contaminación, así como presencia de materias flotantes, sustancias tensioactivas, restos orgánicos y cualquier otro residuo u organismo y, en segundo lugar, por el cumplimiento de los valores paramétricos de enterococos intestinales y de Escherichia coli.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba