Cosas de la vidaEconomía

Patricia Conde o Paz Vega ya saben que ‘Hacienda somos todos’

Y también... Rodrigo Rato, Mario Conde, Lorenzo Sanz, César Vidal, Sito Pons…

 

Gracias a la Agencia Tributaria hemos conocido la lista de morosos y entre ellos hay caras muy conocidas del mundo del espectáculo, la televisión, deportes, empresas, político,… que no ‘sabían’ que ‘Hacienda, somos todos’ y eso que este lema tan repetido y tan interiorizado entre los españoles tiene ya más de 40 años. Lo ideó el Ministerio de Hacienda cuando tenía su cartera Francisco Fernández Ordoñez, allá por 1978.

De hecho, una de las caras más guapas y conocidas de esta lista de morosos con las arcas públicas, no había nacido. Patricia Conde vino al mundo en 1979. De entonces a ahora, ha trabajado mucho, pero también le debe mucho al fisco, la nada desdeñable cifra de 1.829.824,71 euros. La otra mujer que aparece en este listado, guapa, gran actriz y cocinera, al menos televisivamente hablando, es Paz Vega, que debe 2.497.022,38 euros.

Las dos están muy lejos del gran defraudador de España, y eso que tiene muy prendido el nombre de nuestro país a todas horas y la defensa de su unidad, hablamos de Mario Conde que aparece en el listado con una deuda de 12.376.159,38 euros. Quizá por eso está tan moreno, así disimula el color de la vergüenza.

Otro de los ilustres, que durante un lustro nos pedía a los españoles que no debíamos defraudar a Hacienda es Rodrigo Rato. El ex ministro del Partido Popular en tiempos de José María Aznar sale en el listado con 1.019.740,50 euros.

En esta lista también encontramos figuras del deporte como Sito Pons, con casi 2 millones de euros o Gabriel Milito, con más de 1,8 millones de euros.

El escritor César Vidal adeuda 2.770.079,42 euros y el abogado Rodríguez Meléndez más de 3,6 millones de euros.

Después de 40 años, los españoles nos quedamos con el ‘Hacienda somos todos’, pero el lema completo era: ‘Ahora, Hacienda somos todos. No nos engañemos’

 



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba