LocalPortada

Reclaman a Unicaja el patrimonio millonario de Caja España Duero

La fundación de la obra social pide medidas cautelares para que el banco andaluz no venda los bienes valorados en cien millones

La Fundación Obra Social de Castilla y León (Fundos) ha iniciado una batalla legal contra Unicaja Banco para evitar que la entidad andaluza venda trece de los 33 inmuebles pertenecientes al banco Ceiss (antes Caja España Duero) que adquirió al absorber la entidad castellano y leonesa.

 

La fundación presentó a finales de 2018 una demanda contra el banco malagueño que se quedó con España Duero y todo su patrimonio, entre los que están los 33 inmuebles en Salamanca (como el teatro de la plaza de Santa Teresa), Palencia, Valladolid, Zamora y Madrid, Ponferrada, Cáceres, Plasencia, Aguilar de Campoo y Astorga, entre otras localidades, así como 621 cuadros, 1.842 dibujos y seis libros ilustrados de Zacarías González. Su valor conjunto supera los cien millones de euros, y Fundos teme que Unicaja empiece a deshacerse de ellos de cara a los procesos de fusión que está poniendo en marcha, como el de Liberbank, que fracasó recientemente.

El viernes pasado se celebró una vistilla en un juzgado de León en al que solicitó medidas cautelares que impidan a la entidad financiera vender estos bienes e inmuebles hasta que no se sustancie un procedimiento judicial que puede prolongarse varios años.

Unicaja entiende que «no tiene lugar» la petición de medidas cautelares. En primer lugar, porque esa reclamación se produce años después de que se segregara el negocio bancario de Caja España Duero (que pasó al banco Ceiss) y la obra social pasara al germen de lo que hoy es la fundación Fundos, por que considera que esos inmuebles ya eran de España Duero y «Unicaja no se apropió de nada en 2014» cuando compró el banco Ceiss.

Además, la entidad dice que no tiene lugar decretar medidas cautelares de ese tipo, porque en caso de que vendiera los edificios y obras de arte y luego perdiera el juicio siempre podría devolver el dinero.

Pero ya se perderían los edificios y demás bienes en litigio. Por eso Fundos dice que Unicaja se apropió de bienes de la entidad como legítima heredera de Caja España y Caja Duero y precisa que el denominado proceso de segregación tuvo lugar antes de la compra del Banco Ceiss por parte de la entidad andaluza.

Fundos actúa como entidad encargada de la custodia de este patrimonio desde 2011, “para ponerlo a disposición de los castellanos y leoneses y de velar por su conservación”.

Dice en su demanda que Unicaja se quedó “ilegalmente” con esos bienes al elaborar “de forma ilegítima unas escrituras de subsanación donde se corregía a su favor la inicial escritura de segregación”.

El caso, es que Unicaja después de apoderarse de los bienes ahora intenta vender trece de los 33 inmuebles, de momento.

Para el banco es «notorio» que los inmuebles ahora reclamaciones son propiedad de Unicaja y que no existe legitimidad para exigir los mismos por parte de Fundos, haciendo constatar que estos inmuebles ya formaban parte del balance de Ceiss, la entidad que más tarde terminó siendo adquirida por Unicaja.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba