Castilla y León

Mañueco, obligado a agradecer sus antiguos apoyos

Sorprende la pasmosa tranquilidad con la que se ha tomado el nuevo gobierno de la comunidad el nombramiento de los altos cargos que han de conformar los equipos tanto de los consejeros como del mismo presidente, sobre todo cuando la inmensa mayoría de los primeros sabía con bastante antelación que estaban llamados a ser los elegidos.

Se esperaba que en el primer Consejo de Gobierno, celebrado el pasado jueves, fueran nombrados, qué menos, los nuevos secretarios generales de las 10 consejerías. Y lo cierto es que tan solo fue nombrado el de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, la consejería que se ha sacado de la manga el vicepresidente Igea. La designación de José Miguel García no ha causado ninguna sorpresa, ya que su nombre había circulado ya como posible titular de una de las consejerías asignadas a Ciudadanos.

Junto a García, el único otro algo cargo designado hasta el momento ha resultado ser el ex procurador leonés Manuel Mitadiel, que asume nada menos que la gerencia regional del Sacyl. El mismo que el pasado 1 de abril, día en que se disolvían las Cortes de la pasada legislatura, se personó en la fiscalía denunciando presuntos delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos en relación con el contrato de adjudicación del Hospital de Burgos, se convierte ahora en el gran gestor de la Sanidad publica de la comunidad.

Mitadiel también debe una explicación a la hemeroteca, ya que ese día anunció que no volvería a presentarse a las elecciones, ello en atención a un “compromiso familiar” y para “ganar calidad de vida”. Aunque ha sido uno de los pocos procuradores no “liberados” que a su paso por las Cortes se ha ganado las dietas, es evidente que la gerencia del Sacyl no va a disminuir su anterior carga de trabajo y dedicación ni parece el destino más propicio para ganar “calidad de vida”.

Probablemente esa denuncia le ha impedido a Mitadiel ser directamente el titular de una consejería en la que Verónica Casado va a ejercer bajo la doble tutela de Igea y del nuevo gerente del Sacyl, un dúo que sin duda va a marcar la política sanitaria. A poco que se descuide, Casado corre serio riesgo de convertirse en una consejera-florero.

El resto de los consejeros, incluidos los otros nombrados a propuesta de Ciudadanos, siguen a fecha de hoy trabajando provisionalmente con los equipos heredados de la etapa anterior.

Según ha sabido “El topillo”, el margen de maniobra de los seis consejeros del PP para conformar sus propios equipos va a ser mas limitado que nunca, ya que se van a ver obligados a hacer hueco a una serie de notables del PP que andan descolocados y con los que está en deuda Alfonso Fernández Mañueco, en algunos casos desde las primarias autonómicas ganadas a Antonio Silván. A partir del próximo jueves podremos empezar a cotejar nombres.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba