PortadaProvincia

Nueva concentración contra la mina de uranio en Salamanca

Stop Uranio pide al Gobierno que deniegue la autorización de la construcción de la planta de Retortillo

La Plataforma Ciudadana Stop Uranio ha convocado por quinto año consecutivo una concentración ciudadana programada para el próximo sábado, a las 13 horas, en el Cruce de La Fuente de San Esteban con la que mostrarán de nuevo el rechazo de la población del Campo Charro a la apertura de minas de uranio a cielo abierto.

 

Como señalaron a través de un comunicado, la empresa Berkeley “aún no ha conseguido su objetivo” ni tampoco ha sido capaz de comercializar un solo gramo de uranio en la zona, por lo que el proyecto de Retortillo, donde tiene previsto extraer y tratar el uranio, “no ha visto la luz” a pesar de los continuos anuncios que por parte de la empresa minera de su inminente apertura.

Recordaron que por el momento faltan la licencia urbanística y la autorización de construcción de la planta de tratamiento de uranio para que Berkeley pueda llevarlo a cabo. Ademas, esos permisos están relacionados con autorizaciones dadas con anterioridad que están recurridas en vía judicial. En ese sentido, explicaron que la autorización de uso excepcional en suelo rústico “la tiene recurrida la plataforma en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Salamanca”, así como la autorización previa de la planta de concentrados recurrida también en la Audiencia Nacional Ecologistas en Acción y el partido Equo.

Desde Stop Uranio pidieron al Gobierno socialista que “resuelva denegar la autorización de construcción de la planta de tratamiento de uranio de Retortillo”, pendiente de un informe del Consejo de Seguridad Nuclear, pero que a su juicio “no es vinculante” en el caso de que haya una decisión política de rechazo a la apertura de dicha planta.

Gastar dinero

Tras más de diez años desde que la minera anunció su intención de explotar uranio en Salamanca, esta plataforma ciudadana “no entiende” cómo esta empresa puede llevar todo este tiempo “gastando dinero en Salamanca sin que su objetivo se vislumbre en un horizonte cercano”.

Stop Uranio indica que ante las dificultades encontradas  Berkeley ha tenido que reducir plantilla y ha renunciado el máximo dirigente de la entidad, además de dejar de contratar a la población cercana a las instalaciones mineras. Aún así, “los supervivientes de Berkeley siguen intentando vivir del negocio especulativo minero”, señala.

A pesar del tiempo transcurrido, desde que Berkeley se fijó como objetivo abrir minas de uranio en la zona, en la Plataforma Ciudadana Stop Uranio continúan “teniendo claro” el objetivo por el que luchan: “Salamanca no va a ser la excepción del continente europeo permitiendo la explotación de un mineral que conlleva riesgos para la población”, además de producir un daño medioambiental y alimentar una industria nuclear que debiera ser abandonada tras los accidentes ocurridos en Chernobyl o Fukusima, como apuntaron.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba