Opinión

Aprovecha la pinza

 

 

Esta semana dale jugo a tu práctica, hablaremos de Paschimottanasana. Bienvenida, bienvenido.

Paschimottanasana viene del sánscrito y se traduce como “postura de estiramiento de la parte oeste”. En la práctica de yoga también la puedes escuchar como la postura de la pinza desde sentados. Y lleva mucho aprendizaje personal esta asana. Luego verás por qué.

Es una postura de flexión de tu columna vertebral, y esto es que te doblas hacia delante. Es una postura que realizada correctamente le vas a sacar mucho aprovechamiento. También te adelanto que es una de las asanas esenciales de yoga. Vamos a verla por dentro.

Para entrar en esta postura comienzas sentado, bien asentaditos tus isquiones (esos huesos que llamo “de sentarse”). Piensa en estirar bien tus piernas en la esterilla, y colocar tu espalda más recta que una vela como se suele decir, tu espalda bien alargada y erguida. Desde ahí puedes colocar tus manos en el pecho y con una buena inhalación llevar los brazos por encima de tu cabeza bien estirados. Aquí es todo estiramiento en esta asana (risas). Y ahora con una buena exhalación, vas llevando los brazos y el cuerpo hacia delante (no hacia abajo) y poco a poco vas descendiendo hacia abajo. Esta flexión hacia delante nace desde tus caderas. Ahí donde llegues relajas tu cabeza y respiras. No debe existir ningún tipo de tensión.

Basándonos en los textos clásicos como los Yogasutras, esta asana debe tener dos cualidades: sthira-firmeza y sukham-confortabilidad. Así que busca el equilibrio entre ambas para habitar tu pinza.

Cuando estás en la postura de la pinza, tu tórax sigue queriendo abrirse y tu columna vertebral queriendo alargarse. Es una postura que ayuda a estirar la parte de atrás de tu cuerpo, desde los talones hasta el cuello. Paschimottanasana es considerada de gran importancia por su nivel de profundidad. No es una asana recomendada para mujeres embarazadas.

Por otro lado, son numerosos los efectos a nivel mental que produce, por ejemplo, te permite conectarte con virtudes como la humildad y la gratitud, debido a esa inclinación hacia delante.

Esta asana es ideal para contemplar mi nivel de exigencia o dejadez, con cómo es mi intención en esta postura: ¿Estoy deseando a toda costa llegar a tocarme los pies aunque esté sobrepasando mis límites? ¿O estoy ahí en plan pasota mirando las arrugas de mi pantalón? A todo esto es a lo que me refería al principio, obsérvate: aprendizaje de uno mismo.

Postura de la pinza, sus beneficios:

  • Reduce la fatiga física.
  • Ablanda el ruido mental.
  • Favorece la exhalación profunda.
  • Contribuye a alcanzar una buena digestión.
  • Estira y libera la cadena muscular posterior de tu cuerpo.
  • Favorece la relajación en días de estrés.
  • Induce a un estado meditativo, de recogimiento.

Y qué mejor regalo que recogerte un ratito contigo y preguntarte, como cuando te encuentras un amigo por la calle, “¿y cómo estás?”

Ten un buen día y cuida tu energía. Yoga Ganesha


Deja un comentario

Botón volver arriba