DeportesLocalPortada

¿Por qué Las Pistas del Helmántico no tienen licencia?

Durante los últimos días, el fútbol ha llenado de noticias y titulares la actualidad informativa en Salamanca. La clasificación para la siguiente ronda de la Copa del Rey del club charro Unionistas tras la victoria ante el Deportivo de la Coruña, llenó de esperanza a los aficionados del fútbol para recibir a un “grande” de la Liga. Y así ocurrió: el martes 14 de enero volvió a tocar el Gordo y el rival de Unionistas para los dieciseisavos de final de la Copa del Rey sería el Real Madrid. El júbilo llegó para los seguidores del club charro y también para los aficionados al fútbol en Salamanca. A muchos, tras el sorteo, se les humedecieron los ojos recordando las gestas pasadas de la desaparecida Unión Deportiva Salamanca.

 

El mismo martes y al finalizar el sorteo de la final de la Copa de la Reina de baloncesto femenino, el alcalde de Salamanca Carlos García Carbayo evitó hacer comentarios sobre el partido de fútbol ante los periodistas allí congregados, para que minutos después su periódico de cabecera publicara al dictado y en exclusiva una declaración suya. Carbayo anunció su intención de mediar entre los clubes Unionistas y Salamanca UDS, con un único objetivo: el partido entre Unionistas y Real Madrid debía jugarse en el estadio Helmántico, propiedad del mejicano Manuel Lovato y casa del Salamanca UDS. Pero, ¿por qué tanto interés en que el partido se jugara en el estadio Helmántico?

 Las explicaciones oficiales hacían referencia al mayor aforo del Helmántico, que permitiría a un mayor número de aficionados al fútbol acudir al encuentro. De forma inmediata, y con ese discurso, los responsables municipales se pusieron en contacto con miembros de las directivas del club Unionistas y Salamanca UDS. A ninguna directiva le hacía gracia el ofrecimiento, en general había unanimidad para no jugar en el estadio Helmántico por la ruptura de relaciones desde hace meses entre ambos clubes. Cuentan a este confidente que tan sólo un miembro de la directiva de Unionistas era partidario de jugar en el Helmántico: Tom, el responsable de relaciones institucionales, sobre el que García Carbayo tiene un gran poder de influencia. En el Salamanca UDS, en cambio, las reticencias eran menores y veían una posibilidad de obtener ingresos extra por el alquiler del estadio para ese día. Las presiones del alcalde y del concejal de deportes, a las que se sumó Fernández Mañueco apoyando la opción del Helmántico, fueron recibidas con hostilidad por la afición de Unionistas.

Para contrarrestar las presiones de García Carbayo, la directiva de Unionistas se marcó un objetivo: ampliar el aforo de Las Pistas con gradas supletorias para llegar a 10.000 y mejorar la iluminación, esperando contar con un apoyo institucional que nunca llegó. El viernes por la mañana se celebró la reunión de coordinación de seguridad en la Subdelegación del Gobierno y todo parecía ir sobre ruedas para jugar el partido en Las Pistas con el mayor aforo posible. Cuentan a este confidente que la actitud del concejal del ayuntamiento de Salamanca fue de hostilidad, planteando continuamente los problemas que sobre el tartán de la pista de atletismo podría ocasionarse con la instalación de gradas supletorias.

Con el visto bueno de la Junta de Seguridad, el club Unionistas registró una solicitud en el ayuntamiento de Villares de la Reina -término municipal donde se ubican Las Pistas- para instalar gradas supletorias. En este momento surgió una sorpresa inesperada para toda la afición y la opinión pública: el ayuntamiento de Salamanca, propietario de Las Pistas, no tenía en regla la licencia de actividad y eso impedía autorizar el nuevo graderío para aumentar el aforo. El presidente de Unionistas, Miguel Ángel Sandoval “Sando”, llamó inmediatamente al concejal de Deportes de Salamanca para trasladarle su enfado por la situación y emplazaron a reunirse por la tarde de ese mismo viernes. La reunión fue tensa, “Sando” salió varias veces de la reunión a hablar por teléfono y desahogarse. Se ponía el cascabel al gato: la razón de las presiones para jugar en el Helmántico no era el aforo, sino ocultar las vergüenzas de una instalación propiedad del Ayuntamiento de Salamanca que no tenía licencia.

Ahora bien, ¿por qué Las Pistas no tienen licencia? Esta instalación fue adquirida por la Diputación y el Ayuntamiento de Salamanca en el año 1993. En aquella época, no era preciso contar con este tipo de licencias para desarrollar la actividad deportiva en una instalación de estas características, pero un cambio de normativa posterior obligaba a tramitar este permiso administrativo siempre que se realizaran obras o modificaciones. La realización de unas obras en el año 2002 que consistieron en el techado del graderío, su ampliación, la construcción de los vestuarios y los fosos anexos a la pista de atletismo, obligaban a tramitar la licencia de obras y la de actividad. Cuentan a este confidente que ninguna de las dos fueron tramitadas y ni siquiera se pagó la tasa de la licencia de las obras realizadas, lo que fue objeto de requerimiento por el ayuntamiento de Villares. Desde entonces, la actividad en Las Pistas no tiene licencia y las obras realizadas con posterioridad, tampoco.

A muchos ciudadanos nos ha llamado la atención cómo es posible que un ayuntamiento tenga que pedir licencias por una instalación de su propiedad, pero la respuesta que han dado a este confidente es muy sencilla: es una instalación del ayuntamiento de Salamanca, pero en otro término municipal -el de Villares de la Reina- y en estos casos es obligatorio. Y, ¿cómo es posible haber mantenido esta situación durante casi 20 años? Aquí está, quizás, la principal razón de las presiones para celebrar el partido en el Helmántico: durante todo este tipo, en Villares y en Salamanca ha gobernado el mismo partido -el PP-; y sólo el cambio en el ayuntamiento de Villares, donde ahora gobiernan Ciudadanos y PSOE, y un nuevo arquitecto municipal, ha permitido detectar este escándalo para Salamanca.

Las reacciones políticas no se hicieron esperar. El PSOE, a través de su portavoz en la capital, José Luis Mateos, reaccionó con dureza ante lo que calificó como “escándalo” y “extremadamente grave”, además de pedir explicaciones y responsabilidades políticas. García Carbayo escurrió el bulto para no aclarar si irá a ver el partido, se declaró seguidor del Barça y preferir el blanco sólo para las camisas, el vino y el marisco. La chulería del primer edil provocó un aluvión de críticas en las redes sociales. No sabemos si finalmente García Carbayo irá a ver el partido porque, muy a su pesar, se celebrará en la casa del Unionistas: en Las Pistas. Si va, la afición le recibirá como se merece.


Noticias relacionadas

7 comentarios

  1. Ahora la culpa de que unionistas, tengan que jugar en las pistas, es del alcalde de Salamanca. Que será y es verdad ya se verá. Pero el presidente de unionistas tambien tiene la suya. Por que eso de perder de ganar unos cuantos MILES de €. Solo por una cabezoneria, y poner por delante a la afición.

  2. Si no hay más aforo, no es porque los Unionistas queramos ver solos al Madrid, es GRACIAS a nuestro querido alcalde!!!! Dimisión!!!!

  3. Lo que decís del nuevo arquitecto municipal de los Villares es importante, según me han contado el que ha estado la última década venía de trabajar, entre otros, para obras del hijo del anterior alcalde y cuñado de Mañueco.

  4. Creo que el Helmántico tiene las gradas y la iluminación ya puestas; no hace falta licencia alguna. Mal por el Ayuntamiento, pero eso no tapa el ridículo que ha hecho Unionistas.

Deja un comentario

Botón volver arriba