Más noticias

Juan Carlos I recibió 100 millones de Arabia Saudí

  • Del rey Abdulá días después de ‘blanquear’ el régimen saudí
  • El dinero salió del Ministerio de Finanzas de Arabia Saudí y acabó en la cuenta de una fundación panameña que tenía como último beneficiario al Rey emérito

 

El rey Juan Carlos recibió 100 millones de dólares (65 millones de euros al cambio en ese momento) del rey Abdulá de Arabia Saudí en agosto de 2008 a los siete días de que el BOE publicara un acuerdo estratégico de colaboración con Riad y apenas tres semanas después de que se celebrara en Madrid una conferencia de Diálogo Interreligioso que presentó el régimen saudí como un país abierto y tolerante, pese a estar considerado una de las peores dictaduras del mundo que, además, patrocina una visión extrema del islam. El dinero salió del Ministerio de Finanzas de Arabia Saudí y acabó en la cuenta de una fundación panameña que tenía como último beneficiario al Rey emérito, según informa El Confidencial.

 

El pago estaría vinculado a esas maniobras entre las que se incluye la decisión de Juan Carlos I de concederle al rey Abdulá el collar de la insigne Orden del Toisón de Oro, el reconocimiento de mayor prestigio internacional y el más alto que el monarca podía conceder a título personal.

Según informa El Confidencial, la transferencia de 100 millones de dólares y otras operaciones están siendo investigadas por Yves Bertossa, fiscal del cantón de Ginebra, en una macrocausa que inicialmente se centraba en el presunto blanqueo de capitales a través del sistema financiero helvético. Los principales implicados eran el gestor Arturo Fasana y el abogado Dante Canonica, ambos con despacho en la capital suiza. Sin embargo, el rastro de estos operadores ha terminado destapando la existencia de una estructura ‘offshore’ que habría permitido ocultar durante años la identidad de Juan Carlos I y una fortuna sobre la que, por ahora, solo se pueden hacer estimaciones provisionales, tal y como revela El Cofidencial.

El movimiento más importante se produjo el 8 de agosto de 2008, como destapó este martes el diario ‘Tribune de Geneva’. Ese día, el Gobierno de Riad transfirió 100 millones de euros a una cuenta del banco suizo Mirabaud. La titular del depósito era una sociedad instrumental panameña, Lucum Foundation, controlada por Fasana, Canonica y otros testaferros locales. El monarca habría hecho uso de esos fondos durante los meses siguientes hasta que, en septiembre de 2012, transfirió los últimos 65 millones de dólares (41,6 millones de euros) a una cuenta de su examante Corinna zu Sayn-Wittgenstein en concepto de donación.

El fiscal suizo vincula el cobro de los 100 millones y el posterior traspaso de 65 millones a Corinna con una supuesta comisión por el papel del Rey emérito en la adjudicación del AVE Meca-Medina a un consorcio de empresas españolas.

El contrato ascendió a 6.736 millones de euros. El comisario Villarejo grabó unos audios en los que la antigua pareja del monarca confesaba que este había reclamado un porcentaje por sus labores de intermediación ante el régimen saudí. De hecho, la Fiscalía Anticorrupción ya ha remitido una comisión rogatoria a Suiza para tener conocimiento del contenido de la investigación que allí se sigue para incorporar los datos que procedan a las diligencias que conduce sobre la construcción del tren.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba