Economía

El precio del porcino ibérico en Salamanca se hunde por el coronavirus

El valor de los cerdos en origen se ha desplomado en los últimos tres meses, dejando al ganadero en una situación muy comprometida

 

Hablar del porcino ibérico en la actualidad es hacerlo de un sector que vive en la agonía de unos precios que se han hundido aún más por la incidencia de la Covid-19. Los números no engañan y la Lonja de Salamanca refleja a la perfección que el momento de los ganaderos es muy complicado porque viven en pérdidas debido al ‘hachazo’ que ha sufrido su valor en el mercado.

Basta con comparar todos los precios antes del inicio de confinamiento con los actuales (3 meses después) para darse cuenta de que el sector está en ‘números rojos’ en todas sus categorías porque el cebo, el cebo de campo, los lechones o los tostones se han hundido de una manera muy brusca.

Así las cosas, el cebo de campo cotizaba el 16 de marzo a 1,92-2,02 euros el kilo, mientras que de acuerdo con la última sesión celebrada este 15 de junio, su precio ha bajado 0,56 y 0,46 euros hasta los 1,36-1,56 actuales. La situación de los cerdos de cebo es similar, con un descenso de 0,45 y 0,35 euros, pasando de 1,69-79 euros el kilo a 1,24-44 euros, rozando el drama.

Momento similar atraviesan los lechones, con una brutal bajada de 1,50 euros en los de gran partida y recogida, cotizando en la actualidad a 1,70-1,96 los primeros y a 1,45-1,93 euros por kilo los segundos. El caso de los tostones también es muy parecido ya que en el caso de los de 5 a 8 kilos, el precio medio ha bajado 19 euros hasta los 15 actuales, mientras que en el caso de los de 9 a 12 kilos, su valor se ha depreciado 21 euros hasta los 18 actuales.

Por otro lado, el porcino blanco también vive un momento complicado, pero menor que el del ibérico en lo que a precios se refiere. Los cerdos selecto, normal y graso han visto como su precio ha bajado 0,25 y 0,26 euros en tres meses, mientras que las cerdas valen ahora 0,45 euros menos por kilo que en el mes de marzo. El precio de los lechones ha caído 38 euros, pasando de 85 a 47 euros, mientras que los tostones, al igual que en los ibéricos, la caída ha sido de 17 euros de media.

Hachazo al ibérico en tres meses

Cebo de campo: -0,56/-0,46 euros kilo.

Cebo: -0,45/-0,35 euros kilo.

Lechón gran partida: -1,50 euros kilo.

Lechón recogida: -1,50 euros kilo.

Tostón 5-8 kilos: -19 euros/unidad

Tostón 9-12 kilos: -19 euros/unidad

La caída del blanco en tres meses

Selecto: -0,25 euros kilo.

Normal: -0,25 euros kilo.

Graso: -0,26 euros kilo.

Cerdas: -0,45 euros kilo.

Lechones: -38 euros.

Tostón 4-6 kilos: -17 euros/unidad.

Tostón 6-8 kilos: -17 euros/unidad.


Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. Lo que no tiene sentido con esa bajada de precios del porcino es la manera de aprovecharse que tienen los fabricantes de jamones y embutidos del ibérico con la excusa del coronavirus, sabiendo de antemano que lo que maten hoy hasta dentro de 18 – 24 meses no sacarán esos productos ya curados al precio de mercado de ese momento sin repercutir la bajada de esos precios por culpa del covid. Es injusto y éticamente cuestionable. Otro gallo cantaría si fuera para venta de carne directa al público en tiendas o centros de grandes superficies, cuyo precio ni ha bajado, y en algunos casos por cosiderarlo piezas gourmet valen incluso más caros.
    Quitando las precintas de los jamones y paletas sólo con eso está mas que justificado el precio inicial de antes de la pandemia, el resto es la excusa para sacar y aprovecharse del ganadero.
    Es lamentable incluso escuchar comentarios de chacineros que a fulanito de tal ha comprado el cebo a 13 ó 14 euros cuando las lonjas estaban en 21 euros la arroba.
    El problema no es el Covid, es la excusa perfecta para sacar mas dinero a largo plazo. Aeceriber y Asici deberían tomar cartas en este asunto y cerrar fábricas por tan deleznables actuaciones.

  2. Siguiendo el comentario anterior es muy fácil diferenciar si el ibérico es para consumo directo o para curación, y es el certificado de trazabilidad que califica si los animales son cebo, cebo campo, montanera, etc. Si los chacineros quieren precintas para sus jamones, exigen norma por tanto la lonja no debe bajar puesto que tiene su tiempo de curación, si quieren precios bajos para consumo directo el informe de trazabilidad de calidad del ibérico no debería de ir acompañado de las guías y cadena alimentaria. Alguna defensa debe tener el ganadero. Ahora si el chacinero no compra porque no le dan su informe para sus jamones es porque claramente se está aprovechando vilmente del ganadero.

Deja un comentario

Botón volver arriba