Castilla y León

Penúltimo capítulo en la desdichada comisión sobre la Perla Negra y demás pufos asociados

Vaya por delante que, hasta donde cree saber “El topillo”, el actual presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, en aquel tiempo secretario regional del PP, no tuvo arte ni parte en la trama de corrupción de la Perla Negra, el polígono de Portillo y demás pufos perpetrados desde la consejería de Economía que dirigía el malogrado Tomás Villanueva. Dicho lo cual, constituye toda una tomadura de pelo que PP y Ciudadanos hayan utilizado el rodillo parlamentario para poner sordina y alfombra a la comparecencia de Mañueco ante la comisión de investigación creada para la misión imposible de esclarecer la citada trama.

Normal por parte del PP, que en la pasada legislatura utilizó la mayoría de facto que le otorgaba el Reglamento de las Cortes para bloquear con toda desfachatez el funcionamiento de la comisión, lo que al final motivó una condena del Tribunal Constitucional, que estimó el recurso de amparo presentado por el grupo parlamentario socialista. Lo de Ciudadanos es la historia de siempre. En la etapa anterior se empeñó en solicitar la comparecencia de Mañueco (eran otros tiempos y el entonces portavoz naranja, Luis Fuentes, se prestaba al juego del entonces vicepresidente de la Junta, el inmarcesible José Antonio «El Pica» de Santiago-Juárez, de modo que para guardar las formas no ha tenido ahora otro remedio que volver a solicitarla).

Pero como resulta que ahora es el presidente de la Junta y del partido socio de la coalición de gobierno, había que que hacerle llevadero el trance. Y he aquí el apaño compartido entre PP y C´s para que Mañueco sea el primero en comparecer y lo haga en la tarde del próximo jueves, penúltimo día del curso político, aislado temporalmente del resto de los comparecientes, que no comenzarán a desfilar hasta el mes de septiembre. Todo ello con el agravante de que la comparecencia se producirá sin que la oposición disponga de toda la documentación requerida, si bien eso último no afecta al PSOE, que cuenta con ella por estar personado en el procedimiento judicial. Por su parte, Podemos ha decidido no asistir a la comparecencia para no legitimar la componenda.

A todo esto, al boicot activo del PP (ahora con la cooperación necesaria de Ciudadanos), hay que sumar la negligencia de la oposición que, teniendo libertad para decidir su cupo de comparecientes, no incluyó entre los mismos al ex presidente Juan Vicente Herrera, quien al contrario de lo que piensa “El topillo” de Mañueco, tendría que rendir muchas y prolijas explicaciones sobre una trama que hizo y deshizo a su completo antojo durante su etapa presidencial.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba