Economía

“Lo que pasa en el sector de la patata es un robo al agricultor y al consumidor”

El presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, ha denunciado duramente el precio que recibe en origen el productor

El sector de la patata vive, desde hace muchos años, instalado en los dientes de sierra en lo que a su precio se refiere. Esta situación solo ha ido empeorando con el paso de los años hasta volverse insostenible para los agricultores que, en el mejor de los casos, solo pueden cubrir los costes de producción; de ahí, a la ruina absoluta

Ante esta situación, la Organización Profesional Agraria (OPA) Asaja Castilla y León y Salamanca ha denunciado el bajo precio en origen que recibe el agricultor, que tampoco se traduce en beneficio para el consumidor final. “Esto es un robo al agricultor y al consumidor, con la permisividad de la Administración”, ha señalado el presidente regional de Asaja, Donaciano Dujo, quien ha valorado así esta problemática:

NO SE PUEDE PRODUCIR: “Si no hubiese una pandemia, estaríamos en la calle reivindicando precios justos para el sector de la patata. Asaja Castilla y León quiere que los agricultores no se arruinen trabajando ni que los intermediarios se hagan ricos; nos pagan a 0,10-0,15 euros por kilo de patata y lo venden a 1,40-1,50 euros, multiplicando hasta por 15 el valor de este producto. Esto es un robo al agricultor y al consumidor, con la permisividad de la Administración. No hay un control de la cadena alimentaria”.

PANDEMIA: “Este año, la situación es hasta más complicada por el coronavirus, la falta del canal Horeca y los 80 millones de turistas que vienen a España. Pero, mientras ha bajado a la mitad el precio de la patata en origen, el supermercado ha subido los precios un 30% al consumidor. Tendría que ser lo contrario, animar al consumo bajando los precios”.

UN SECTOR EN CRISIS: “Lo de la patata no es nuevo, porque envasadores y distribución no están en su sitio, provocando que cada vez se siembren menos hectáreas. En 2019, había 19.000 hectáreas sembradas en Castilla y León, y ahora hay 18.300, una tendencia a la baja. En España se consumen tres millones de toneladas de patatas al año, de las que Castilla y León produce un tercio más o menos, el otro tercio es del resto de España y la otra parte se trae de fuera”.

IMPORTACIÓN DE PATATA: “En 2015, las importaciones de este producto supusieron 625.000 toneladas, mientras que en 2019 fueron 770.000 T, un 20% más, con una tendencia al alza. La gran mayoría viene de Francia (590.000 T), con un 77%. España también exporta patatas, pero solo 268.000 T, según datos de 2019 con destino principal a Portugal. Ante esta situación, Castilla y León podría producir las patatas que importamos de fuera, que supusieron un valor en 2019 de 255 millones de euros. Todo este valor tenía que quedarse en los agricultores y la cadena de distribución de Castilla y León, por ejemplo, para crear más riqueza en la zona. No hay por qué traer patata de Francia”.

SIN APENAS TRANSFORMACIÓN: “La patata es un cultivo que no cuenta con un gran proceso de transformación, ya que hay que cepillar o lavar y embolsar; incluso algunas se venden a granel. El trabajo de un agricultor, ¿cuánto vale? ¿Qué precio debe tener? Hemos creado la Interprofesional en Castilla y León, pero no es suficiente, queremos crearla a nivel nacional. Para ello, debemos sentarnos todos los estamentos del sector, hablar y poner un precio justo y razonable para el agricultor, con el objetivo de no comprar a terceros países y generar riqueza y empleo dentro de España, que falta hace. Queremos que haya una campaña de promoción para su consumo y exigir a la distribución un precio justo para el consumidor”.

¿QUÉ PRECIO SERÍA EL JUSTO?: “Creo que 0,20-0,25 euros por kilo para el agricultor sería un precio adecuado; el envasador podría vender a 0,40-0,50 euros, mientras que la distribución debería hacer lo propio al consumidor a un precio de entre 0,60 y 0,75 euros/kilo. En ese baremo de precios estaríamos todos bien y ganaríamos; el consumidor tendría un producto de calidad a un buen precio”.

ETIQUETADO DEL PRODUCTO: “El sector tiene que tener un etiquetado justo y claro para que el consumidor sepa de dónde viene la patata, no se le puede engañar. Hay mucho productor que se vende como nuevo y no lo es. Si quieres identificar de dónde viene, tienes que ir a la letra pequeña de la bolsa donde apenas se ve”.

JUAN LUIS DELGADO: “EXIGIMOS EL JUSTO REPARTO EN LA CADENA DE VALOR”

Asaja
Juan Luis Delgado, presidente de Asaja Salamanca

Por su parte, el presidente de Asaja Salamanca, Juan Luis Delgado, ha asegurado al respecto que lo “lógico hubiese sido salir a la calle a protestar por esta situación, pero no podemos hacerlo. Hoy es la patata, que vive un momento delicado con un precio en origen muy bajo y muy elevado en destino”.

Así, según Delgado, “lo que exigimos es que la cadena de valor se reparta de un modo más justo y que el agricultor tenga que producir por debajo de los costes de producción. La patata es importante y más siendo un cultivo de regadío que sirve para fijar población en el mundo rural”.

Ante esta situación aludió, precisamente, a los cultivos de regadío: “En Salamanca hay maíz, remolacha y patata en regadío, pero todos ellos apenas cubren los costes de producción y su futuro es complicado. Es verdad que se ha puesto en marcha la Interprofesional porque necesitamos todo el apoyo posible”.

La provincia de Salamanca es la segunda de Castilla y León con más hectáreas dedicadas a este cultivo, con 4.209 y una producción de 200.000 toneladas.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba